Reportajes

Cardenal: “No somos el país más corrupto del mundo”

Cardenal-Rodriguez
El cardenal Oscar Rodríguez expresó en la homilía dominical que no podemos seguir pensando en que somos el país más corrupto del mundo, porque eso no es cierto.
Es cierto que tenemos que luchar contra muchos de estos males -reconoció- pero hay más bien que mal y “Honduras no es mala”.
Honduras es un gran país, pero tenemos que luchar, porque somos corresponsables para que tengamos un país mejor, sostuvo.
Necesitamos un ambiente positivo, un ambiente estimulante y que nos eleve, planteó.
Bien
Pero aquí “que triste que en las noticias, lo que vemos siempre es lo mismo: muertos asesinatos, crímenes y asesinatos, pero es mayor el bien”, resaltó.
“No se puede seguir siempre sólo mirando el mal, puede ser el clima de un país que estimula o que desanima”, afirmó.
“También puede ser un país que invita a la generosidad o un país que arrastra a la mediocridad”, señaló el jerarca católico.
Recomendó que “cada uno de nosotros es responsable de la salud espiritual de su familia, de su comunidad, todos somos co-responsables de la salud espiritual de nuestra Honduras”.
Indicó además que “la ascensión no sólo es un privilegio de Jesús resucitado, sino que es la tarea para cada uno de nosotros”.
“Debemos vivir en estado de continua ascensión, porque la vida cristiana siempre es dinámica, está llamada a crecer continuamente”, sugirió.
Dijo además que “Jesucristo comparó el reino de Dios a realidades vivas y dinámicas, es como la semilla que crece lentamente, que germina y se desarrolla, hasta formar un gran árbol”.
El cardenal Rodríguez presentó un caluroso y espiritual saludo de felicitación a todas las las madres hondureñas por ser hoy su día.
Frase de interés:
“El tono de nuestra Honduras puede ser formativo o  deformativo; puede ser dinamizador o desintegrador”, expresó el cardenal Rodríguez.