Reportajes

Darío Welcome: ¡La pobreza está en la mente!

Darío Welcome en menos de 24 horas se ha convertido en todo una figura de inspiración, motivación, de lucha, de querer hacer bien las cosas. Con la determinación fijada en sacar adelante a su familia con un trabajo digno y sobre todo, honrado.

El periodista Reynaldo Chinchilla de RTV Honduras fue a entrevistar a Darío, es impresionante la facilidad de palabra, la educación, el emprendimiento, las ganas y la visión que tiene como micro empresario.

Aquí todo lo que le dijo a RTV Honduras:

“Me visto así por tres cosas:

  1. Yo me veo como el gerente de mi propia empresa, obviamente tengo que verme como tal.
  2. Llama la atención, las personas les llama mucho la atención.
  3. Tengo una teoría que yo mismo me inventé, que es: primero entra por la vista y luego por la boca. Uno puede tener el mejor producto del mundo, pero, si la presentación de la persona que lo vende es mala, la demás gente no lo recibe, entonces, por eso empecé hacer esto. Empecé solo con camisa formal y todo. Así en bolsita, mucha gente me empezó a comprar, otra gente no me compró.

La poca gente que me compró siguió volviendo y fui haciendo un poquito de clientela.

La verdad no tengo mucho tiempo vendiendo acá, tengo como dos semanas nada más, pero, en esas dos semanas he visto grandes bendiciones de Dios aquí. Pues, aprovecho me ha tocado quemarme un poquito porque traía esa hielera llena de bolsas de horchata ya hechas y empezaba a vender a los buseros, a los taxistas, hasta los troqueros.

Dario-Welcomee-RadioHouse
Foto Youtube/RTV Honduras

Darío también se ha dado cuenta de varias cosas en su estadía en la esquina de la Avenida Junior, es directo y muy franco al compartir sus observaciones:

“Mire que las personas que tienen menos recursos son un poquito más educadas, los que ya tienen se les entiende, es normal, muchas personas de troco le ofrecía horchata y ellos respondían: ¡No papi! ¡No queremos!.

A otros yo les decía: ¿Horchata mí hermano?… Ni siquiera me volteaban a ver.

Mire, incluso gente conocida le hacían así como que les daba pena, volteaban a ver para otro lado, subían los vidrios. ¡No me importó!.

Sobre su confianza en Dios y la razón del negocio con el cual mantiene a su esposa e hijo, expresó:

“Dios le da a uno la capacidad para poder hacer dinero donde quiera que esté. LA gente dice: Me voy a ir mojado porque aquí no hay trabajo, o le echan la culpa al presidente, le echan la culpa a todo mundo, pero, realmente la pobreza está en la mente. Entonces, lo único que le pido a Dios es que me dé gracia, que le dé gracia a mi producto para que las personas lo puedan recibir, que le dé gracia a mi persona para que yo les agrade.

Porque si yo les agrado hago puente y por ahí me compran y si les gusta el producto y ven que es bueno, vuelven.

Eso le pido a Dios. Y dice (Josué 1:9) ¡Esfuérzate y sé valiente, no temas ni desmayes!. Muchas veces la vi difícil, aun cuando veo la cosa fea y veo que tal vez no he vendido y ya es bien tarde, pero, yo le digo: ¡Señor yo confío en Ti!  No confío en nadie más. No confío en la horchata, no confío en el dinero, no confío en la república, no confío en el gobierno, yo confío en Ti, mi confianza está en Ti, solo eso le pido a Dios y me esfuerzo.

Me levanto temprano hacerlo y estoy aquí.”

Mucho pensamiento positivo, visión y ve más allá de lo que ahora posee:

Parte de mi sueño es alquilar ese local pequeño que esta allá, con esa cortina de ahí. Obviamente tengo que hacer mi clientela, que la gente me vaya conociendo y que venga a comprar. Empezar por ahí (señalando el local de la cortina), poner a alguien, entrenarlo, luego irme a otro lugar y abrir mercado.

Yo me veo como empresario ya desde este momento, yo veo lo que no es, como si lo fuera, veo muchas empresas y no solo de esto”.

Por problemas económicos tuvo que abandonar sus estudios, le debe dinero a la universidad donde estudiaba, es por eso que ahora trabaja a doble horario para honrar su deuda y así poder cumplir su sueño de graduarse como administrador de empresas:

Le debo fuerte dinero a la universidad, por eso no he podido seguir estudiando, estoy trabajando para ahorrar el dinero y solventar con la universidad y poder seguir estudiando. Estoy estudiando ingeniería en sistemas, pero, hace un tiempo atrás me empezó a llamar más la atención lo que es las finanzas, la economía y mercadeo. Quiero cambiarme administración de empresas para empezar”.

Le consultaron si aceptaría algún tipo de ayuda y esto fue lo que respondió:

“Pues pediría… Mi más grande anhelo en este momento es regresar a estudiar. Ayuda con mis estudios, el resto, Dios lo pone.

Uno tiene que esforzarse, el resto Dios lo pone, pero, si alguien se acercase y me dijera: ¡Quiero ayudarte!. Ayuda con mis estudios y si pudiera que me comprara una horchata. ¡Cómpremela! Le va a gustar y va a volver”.

Estos son los jóvenes que necesita Honduras, los que dejan las quejas vía Facebook y toma acciones reales que van a cambiar el rumbo de su vida. Darío es un ejemplo de superación, de esfuerzo y de ejemplo a muchos que deciden torcer el camino y quedarse con el dinero fácil. Si alguien desea ayudarlo o asesorarlo, la dirección donde se encuentra es: Avenida Junior en la 7 Calle 4ta Avenida, esquina opuesta a Industrias Yuba.

/* ]]> */