Deportes Portadas

Garrido a Guardado: “Mirame la rodilla…”

GarridoLesión

“Luis llegó a su primera concentración de la Selección con unas botas y unos jeans, ja, ja, ja…. Nunca olvidó sus raíces y no ha dejado de ser el mismo a pesar de todo lo que ha logrado”. Wilmer Crisanto, jugador del Motagua y de la H, refiriéndose a Luis Garrido en el reportaje RECONSTRUYENDO LA LESIÓN DE LUIS GARRIDO.

El fútbol es eso, fútbol…

Un deporte lleno de roce, una actividad llena de pasión, un juego donde perdés el sentido de todo, cuando estás dentro de la cancha sobre el césped se te olvida todo, se esfuman los problemas, son 90 minutos donde solo están vos, ts compañeros y tus rivales.

Así es el fútbol.

¿Recuerdan la lesión de Luis Garrido ante México? ¡Quién no se va a acordar!
En una jugada accidentada Javier Aquino, mediocampista de México, cayó sobre la rodilla de Garrido, provocando una de las lesiones más fuertes que se hayan visto en la historia del fútbol.

Una acciónnetamente futbolera, sin ninguna mala intención, así es el fútbol y lamentablemente fue nuestro compatriota quien salió lastimado.

Pues la cadena internacional Univisión ha realizado un conmovedor reportaje llamado “Reconstruyendo la lesión de Luis Garrido”, donde se pueden observar todo el entorno antes y después de la lesión de nuestro compatriota.

Un trabajo ‘diorden’, una producción de primera, un vídeo que casi me pone a llorar, pero para que darle tantas vueltas al asunto, me apoyaré en aquella famosa frase que dice: “Una imagen vale más que mil palabras”.

Hace 22 años en un poblado de Olancho nació un cipote, un wirro al cual sus padres llamaron Luis Fernando Garrido, quien con el pasar del tiempo se convertiría en una estrella del fútbol nacional.

Apodado de muchas maneras: “Fiera”, “Aguerrido”, “Jutiquile” y “Machete”, así poco a poco se dio a conocer en el país, y lo hizo nada más y nada menos que con el equipo más grande, el Club Deportivo Olimpia.

Su historia es un ejemplo de un futbolista que le ha tocado luchar para alcanzar el éxito, haciéndonos recordar aquella frase que dice: “Quien quiere azul celeste que le cueste”.

Garrido ya no tiene contrato con el Houston Dynamo, el partido del pasado martes ante México era para darlo todo pues necesitaba que alguien lo mirara para que se interesaran en él y, por qué no, pensar en una posible renovación con su equipo, pero sucedió lo inesperado.

“Me dijo que lo iba a dar todo, que estaba sin contrato con el Dynamo, que se iba a morir en la cancha, porque no quería volver a jugar en Honduras”, le cuenta Wilmer Crisanto a Univisión.

La lesión lo ha dejado acostado en una cama, fue operado el pasado sábado en San Pedro Sula y se espera que su recuperación se extienda al menos un año.

Garrido, sos pura fibra, papa, le ponés garra a los partidos y eso vale más que cualquier papada en el mundo, en Honduras eso es lo que necesitamos, gente como vos, gente que no se canse, que no se rinda, que nunca diga ‘no puedo’.

“Fue una jugada accidental… Yo le dije a Guardado ´Mirame la rodilla y fue cuando él hizo una cara de susto y se llevó la cara al rostro”, cuenta Luis Garrido desde la cama del hospital en el que fue operado.

HABLA JAVIER AQUINO

Univisión también habló con Javier Aquino, el jugador mexicano que le cayó encima a Luis Garrido de manera accidental.

El volante del Tigres comienza diciendo que “Siento que le caigo encima, pero no me daba cuenta lo que sucedía con él”.

Me asusté al verlo -continúa diciendo-, no sabía qué hacer ni cómo ayudarle, porque estaba sufriendo y quería que entraran a ayudarlo”.

¡VAMOS CARAJO!
Es cierto que perdimos a un futbolista para encarar la cuadrangular en las eliminatorias rumbo a Rusia, pero hemos ganado a un nuevo aficionado que estará gritando desde su casa.

“Tomo aire, cuento hasta diez para hacerle una llamada -revela Wilmer Crisanto, casi el borde del llanto-. Mata cuando te habla con tanta fuerza… Yo no tengo la misma garra que él tiene. ¡Es un guerrero”.

“Ay, vamos”, dice Luis Garrido, quien siempre ha sido un hombre de pocas palabras. ¡Y claro que allí vas, pero no solo, sino que acompañado por el cariño de 8 millones de hondureños!

Lusito, la cancha de fútbol te espera…

 

 

/* ]]> */