La Entrevista Titulares

Padres de Matías, nuestro “Baby Shark”, no se darán por vencido y tienen fe en el milagro

matias-baby-shark-radiohouse-5

“Nos llama la directora del hospital. Uno sabe que si ella te habla es terrible porque la noticia es que murió o que va a morir, empezamos a llorar. Avanzamos a la oficina de ella, pero nos temblaban las piernas, avanzamos 10 metros y solo nos mirábamos con mi esposa, intentábamos dar un paso, pero era bien difícil, uno no tiene fuerza”.

matias-baby-shark-radiohouse-1

Con lágrimas en los ojos y el corazón en la mano, José Baquedano nos cuenta cómo ha sido el proceso que han pasado con Matías, nuestro pequeño “Baby Shark” que se está jugando la vida en una sala de hospital. Qué difícil se nos vuelve la vida en algunas ocasiones, esas ganas de querer rendirnos y decir “ya no puedo más” pero al ratito sentís una presencia que te dice “Hey, vos podés, levántate, que esta batalla no la estás peleando solo” es la fe, el amor y la esperanza que te mantiene en pie, aunque tus piernas flaqueen.

Fuente: Ayuda a Matías
Fuente: Ayuda a Matías

Cada uno de nosotros enfrentamos una batalla interna cada día, de la que las demás personas no se dan cuenta y la historia de Matías Baquedano, es una de esas, que te eriza la piel, te saca las lágrimas y te comprime el corazón. Qué difícil les ha tocado a algunas personas y la historia de ellos sin duda tiene que ser contada.

Es un día normal en tu vida, vas a un chequeo general para tu bebé de un año porque notas algo extraño en él, qué vas a saber que esa visita al médico te va a cambiar la vida para siempre, que de aquí en adelante la montaña parecería más alta e inalcanzable y como iba a doler cada paso que dieras para llegar a esa cima. Te das cuenta que la vida nos cambia en un parpadeo.

matias-baby-shark-radiohouse-2

Hace poco el pequeño de dos años cumplió 24 días sin comer, pues se encontraba en cuidados intensivos, luchando como un guerrero por su vida. Finalmente, el día viernes mostró una pequeña sonrisa cansada en su rostro, era un pedacito de esperanza que nos decía “Aquí estoy, aquí sigo luchando”. La comida volvió también este viernes pasado y Mati por fin pudo degustar casi normalmente después de un mes de lucha constante.

Lo que no sabemos es lo que hay detrás de este hombrecito que nos está demostrando que los guerreros no se rinden.

Fuente: Ayuda a Matías
Fuente: Ayuda a Matías

Desde julio del presente año está luchando una batalla que va ganando y a nosotros nos está quedando una gran lección, es más, una cátedra de vida. Desde la mitad del año, Matías ha vivido más de 50 quimioterapias, fuertes y dolorosas. Ahora el hospital es su hogar.

Fuente: Ayuda a Matías
Fuente: Ayuda a Matías

Desde el primer momento de descubrimiento de su terrible enfermedad fue internado en el ‘Hospital Escuela’ por dos meses, pero ante la necesidad de ser atendido urgentemente pues el cáncer ya estaba muy avanzado y se necesita un trasplante de médula ósea que no tiene nuestro país, sus padres hicieron lo imposible por buscar oportunidades en otros países como; España, Costa Rica, Colombia, Estados Unidos, pero los hondureños en el extranjero la tenemos un poco difícil y las puertas se cerraron.

Fue en México donde la esperanza volvió a renacer y después de días sin dormir en lo absoluto orándole al Señor por una solución, la familia llegó a México al ‘Hospital ABC’, monetariamente imposible de cubrir por el padre y madre de Matías. De contactos en contactos logran llegar a otro hospital en el mismo país y tras convencer a la señora que les atendió en primera instancia por fin una puerta se les abrió.

matias-baby-shark-radiohouse-4

El pequeño ha estado recibiendo el costosísimo tratamiento en México, el trasplante de médula ósea tiene un precio de dos millones de pesos mexicanos, en conversión serían unos 3 millones de lempiras, sin incluir los gastos del hospital que son miles de dólares, pero nada que la fe no pueda alcanzar.

Fuente: Ayuda a Matias
Fuente: Ayuda a Matias

Es admirable como nuestro ‘Baby Shark’ sigue sonriendo a pesar de la dificultad, su padre nos cuenta que fue su hermanita de 5 años que le enseñó el baile que emocionó muchísimo a Matías y lo hizo parte de él. La familia sigue pidiendo por las oraciones para el pequeño porque están seguros que sin fe no hay nada y ha sido grande la respuesta de las personas al unirse también económicamente a la causa.

“Con ayuda de la gente de los botellones pagamos unas cuentas del hospital, estamos muy agradecidos”

Fuente: Ayuda a Matías
Fuente: Ayuda a Matías

Matías está pasando por un tratamiento actual donde debe tomar 7 frascos que son necesarios para salvar su vida, cada uno de ellos tiene un precio de 50 mil lempiras.

“Es terrible ver a nuestro bebé con 23 cables en su pequeño cuerpo y solo verlo 10 minutos por la mañana y 10 minutos por la tarde, pero sabemos que, si no tenemos el favor de Dios, no tenemos nada”

Los días grises han sido duros para la familia que en el proceso se han encontrado con todo tipo de trabas que les impiden seguir avanzando, pero no se rinden y eso es totalmente admirable. Nos contaron como un día la directora del Hospital les llamó y que siempre que llamaba a los padres era para darles malas noticias, nos dijeron que se les cayó el corazón cuando iban a entrar a su oficina y que con gran alivio minutos después descubrieron que no era lo que pensaban.

matias-baby-shark-radiohouse-2

Las noticias no eran del todo buenas, el pulmón de Matías estaba lleno de líquido y tenían que drenarlo. Cuando los doctores lograron extraer el líquido se presentó otra anomalía en el pulmón del pequeño, en las radiografías se veía un absceso de gran tamaño que preocupó a todos en el hospital, tendrían que intentar puncionarlo para sacar la bola grande, era de muchísimo riesgo, los padres de Matías se pusieron de acuerdo y llamaron al pastor de su iglesia con el cual siempre estuvieron en contacto y le explicaron la situación, creyendo en Dios firmaron los papeles para que se llevará a cabo la operación.

25 minutos más tarde salieron los doctores de sala de operaciones cabizbajos y les dijeron a los papás de Matías que no encontraron nada, que la bola había desaparecido, fue más tarde que se quedaron boquiabiertos al escuchar…

“Señora, le voy a contar algo; le pusieron la cámara al niño, pero no encontraron nada, aquí paso un milagro, yo le tomé la mano a Matías y le dije: ‘Matías a vos alguien te tiene que querer mucho allá arriba y él me apretó la mano'”.

matias-baby-shark-radiohouse-3

Más tarde le hicieron un estudio avanzado y solo encontraron una pelotita que no era nada que ver con lo que se miraba en pantalla. La fe no se va para la familia, sigue intacta y nos lo afirman diciendo.

“Antes creíamos en Dios, lo hacemos ahora y lo haremos después”

El ‘Baby Shark’ ya está comiendo y ha iniciado otro proceso que puede durar un año o dos pero que, con la lucha de todos nosotros, estamos seguros lo logrará.

A veces me pregunto quién le está enseñando a quién, porque para mí, es Matías que nos está salvando la vida a todos nosotros al demostrarnos a no rendirnos ni aun que todo ya este perdido. De aquí no nos movemos Mati, de esta salimos todos juntos.

Para donar podés ingresar en el siguiente link de ‘Go Fund Me’

https://es.gofundme.com/help-us-save-matiaslife

Seamos luz en la vida de quienes nos necesitan, también podés donar a las cuentas bancarias:

Cuentas de BAC CREDOMATIC

Cta. 725918691

Cta. 741377191 a nombre de Pamela Irula (Mamá de Matías).

Cta. 740395611 a nombre de Fernando Baquedano (Papá de Matías)

/* ]]> */