Entretenimiento Titulares

Poderoso recital de poesía de la voz del ecuatoriano Antonio Preciado

Antonio preciado

El pasado jueves 3 de enero, el movimiento poético Alicanto en conjunto con la Casa Cultural BocaLoba nos presentaron la increíble oportunidad de apreciar un recital de poesía y conversatorio con el poeta ecuatoriano Antonio Preciado Bedoya.

Nacido en Esmeraldas, Ecuador, donde es considerado Valuarte de la Lucha, Antonio Preciado ha fungido como diplomático, catedrático. Obtuvo el VII Premio Nacional de Poesía “Ismael Pérez Pazmiño” del diario El Universo de Guayaquil y el Primer Premio en el Festival Nacional de Letras de la Universidad de Guayaquil.

El poeta se encontraba visitando nuestro país con la intención de disfrutar nuestras bellas tierras con su esposa e hija, y el movimiento poético Alicanto le animó a compartir una noche con los hondureños, con su poesía y su voz.

Decantando_

Sin duda su presencia en el escenario no pasa desapercibida. Su voz es fuerte y decidida, comenzó el recital e inmediatamente nos coloco en nuestros asientos, era momento de escuchar y eso lo afianzo con su tono y timbre.

Neptuno, A dos voces, Dos solos de Tambor de Cuamé Bamba, Las Bocas de los Ángeles, entre otros fueron los poemas que pudimos disfrutar de su recital y como buenos hondureños, pedimos más luego de que terminara por lo que terminó recitando un poco mas para deleite de los presentes.

Durante el Conversatorio:

Conversatorio_

El público tuvo la oportunidad de realizar preguntas al poeta, conocerlo y te regalamos una muestra:

En referencia al poema recitado “Algo así como humano”, a qué se refería con “… Y como es hombre le salió punta en la esperanza…”?

…Lo decía el texto de un joven de 15 años, con el cual coincido: La esperanza no es estacionaria, no es inmóvil, dialéctica con lo que acontece alrededor del ser que la alberga … Hay que trabajar, moverse con esfuerzo …

En qué momento de su vida decidió ser poeta?

Yo, en la escuela, cuando cursaba ya el quinto grado de primaria tenia una inquietud, un cosquilleo interior que algo hervía dentro de mí, no sabía que era. En esa circunstancia, que estaba despertándose tuve una profesora que me hizo mucho daño, estaba distraído en la clase, escribiendo versos y me dijo, en palabras menos fuertes, “deja de estar escribiendo estupideces”. Yo creí que escribir poesía era malo y dejé de escribir un tiempo. Hasta que la fuerza que crecía en mí fue mas fuerte que la talanquera que me puso esta profesora… A las palabras les debo todo lo que he logrado.

No existe para mi poesía negra, ni poesía blanca, ni poesía amarilla.. es poesía. Así como no creo tampoco que la poesía sea femenina o masculina. El color de piel, la carga de melanina que tengo no se transfiere directamente a lo que escribo…

Tuvimos oportunidad de hablar con el poeta Antonio Preciado más tarde, y comentando acerca de el alcance la poesía de hoy en día nos dijo:

Cada día hay menos publico, los poetas escriben para leerse entre ellos. Los poetas nos hemos encargado de ponerlo a una altura estratosférica. Se volvió críptica y demasiado cerrada, pierde la comunicación con el receptor.. No debe haber esa perdida de contacto, debe estar ligada a la realidad y comunicarle algo, apelar a su sensibilidad. El poeta tiene la obligación de trabajar el idioma.

Rolando Kattan, poeta hondureño, miembro del movimiento poético Alicanto y quien dirigió el evento nos hablo sobre su motivación para promover espacios literarios:

…El país ha quedado en una especie de deriva, al garete y creo que es necesario retomar los grandes principios que hacen los grandes pueblos. Tenemos que llevar Honduras al mundo y tenemos que traer el mundo a Honduras…

Sin duda fue una experiencia invaluable. Estaremos pendientes de más de estos eventos literarios y con seguridad, lo que nos ofrezca el movimiento Alicanto.

/* ]]> */