Reportajes

¿Qué pasó en Celaque con Isis Medina?

Isis-medina

El desaparecimiento de la bióloga Isis Melissa Medina dio paso a la más extenuante búsqueda en la historia nacional. Luego de un mes aún no existe un solo rastro de ella.

Por: Gerardo Torres Zelaya

Aida Magdalena Medina Flores camina en la Plaza San Sebastián de Gracias, Lempira en el profundo occidente de Honduras. En su cabeza ensaya el dialogo de un reencuentro. Al lado suyo una iglesia antigua y de fondo el imponente Celaque donde el 05 de Noviembre de este 2016 su hermana menor: Isis Melissa Medina Flores, desapareció sin dejar rastro.

Mucho se ha dicho del desaparecimiento de Melissa en Celaque, pero antes de avanzar más en este relato dejaremos claras algunas cosas. Primero; basado en las investigaciones policiales no es cierto que Medina subió a Celaque enferma, ni le dolía nada, ni estaba enojada, no era su primera vez y poca gente en la región Centroamericana tenía más experiencia que ella para subir a esa cumbre.

Segundo; luego de un mes de profundas investigaciones y expediciones que incluyeron al Benemérito Cuerpo de Bomberos, las Fuerzas Armadas de Honduras, la Federación Hondureña de Deportes de Montaña y Escalada FEHDME (fundada por Melissa en 2004), las Tropas Especiales en Selva y Operaciones Nocturnas TESONES, la Mancomunidad de Municipios del Parque Nacional Montaña de Celaque (MAPANCE), el Club de Montaña Nido de Halcón de Costa Rica, la Policía Nacional y la Cruz Roja no se encontraron rastros de la montañista o sus cosas, ni rastros de violencia por lo que la acción criminal está descartada en la zona de la montaña.

Tercero; aunque con seguridad en la historia de Honduras a nadie se le ha buscado tan detalladamente como a Melissa aún hay muchas cosas por resolver. A un mes de su desaparecimiento aún no se ha podido coordinar un vaciado efectivo de todas las llamadas realizadas por su teléfono móvil, ni se ha podido hacer uso de la ubicación geo referencial con la que cuenta su iPhone. Tampoco se ha profundizado en la investigación en las comunidades aledañas en busca de nuevas evidencias.

Nota-Melissa-Medina-1

Foto: La última fotografía tomada a Isis Melissa Medina en la cumbre de Celaque el 5 de Noviembre de 2016.

El viaje

Hacer cumbre en el Parque Nacional Montaña de Celaque significa un extenuante recorrido de al menos 6 horas para montañistas con mucha experiencia y entrenamiento. El Cerro Las Minas es el punto más alto de Honduras, ubicado a 2,849 metros sobre el nivel del mar. El parque nacional por todo tiene una extensión de 26 mil hectáreas y la principal dificultad son las pendientes con ángulos de inclinación hasta de 70 grados.

La mañana del 5 de Noviembre, Isis Melissa Medina Flores (32), César Cerrato (32) y las hermanas gemelas Isis y Sharon Jiménez (28) comenzaron a subir a las 7:00 am. Normalmente un ascenso a esta montaña se inicia antes de las 5:30 am para estar al mediodía en la cumbre. Ellos empezaron tarde.

El recorrido hacia la cumbre de Celaque inicia con profundas inclinaciones pedregosas que en menos de 3 kilómetros significan un ascenso de 1,500 metros. Hasta acá llega la mayoría de los visitantes inexpertos.

Luego hay un recorrido menos difícil para llegar al Campamento el Naranjo aproximadamente a 2,000 metros sobre el nivel del mar. Los siguientes 800 metros se hacen en bosque nuboso, con pesado follaje y lodo permanente debido a la humedad. Aunque ya no hay piedras ni mayores inclinaciones, esta es la parte más peligrosa del recorrido debido a la densidad del bosque y a la alta posibilidad de perderse.

La expedición era de tipo “Ataque” que significa que los montañistas subirían y bajarían Celaque el mismo día. Melissa Medina hizo cumbre a la 1:30 pm y César Cerrato cerró la expedición a las 2:00 pm llegando a la cima de la montaña para reunirse con sus tres compañeras. Nada fuera de lo común para los montañistas. Los cuatro deportistas se tomaron la acostumbrada fotografía en la cima y comenzaron a bajar en intervalos de 15 minutos uno tras el siguiente. Isis Melissa encabezaba el descenso que no debía durar más de 7 horas.

Nota-Melissa-Medina-5

Foto: La llegada de los TESONES logró mejorar la capacidad de búsqueda y cobertura en la montaña.

El descenso

Luego de la fotografía con sus compañeros Isis Melissa se adentró al bosque y se esfumó. “Tuvimos muchos retrasos ese día, nos juntamos los tres ya casi al final y asumimos que ella había logrado bajar más rápido, llegamos hasta las 11:00 pm al centro de visitantes” recordó César Cerrato.

La mañana del domingo 06 de Noviembre al darse cuenta que su compañera no había pasado por el Centro de Visitantes se dio alerta a los responsables del parque nacional quienes notificaron a los bomberos. Normalmente las personas se pierden en Celaque entre Los Naranjos y Las Minas y ahí se concentra la búsqueda. Así fue durante la primera semana.

Inmediatamente los montañistas de la Federación se sumaron a la operación de rescate. La Policía Nacional interrogó a los acompañantes de Melissa y la familia de la desaparecida se movilizó hasta Gracias a acompañar la investigación.

Las hipótesis fueron descartadas una por una. Inicialmente se presumía una acción criminal, que sometió a los montañistas a un seguimiento policial. Al sumarse los TESONES y los especialistas Costarricenses se descartó la acción criminal en la montaña para la tercera semana. Pero a pesar de un mes de búsqueda que involucró a más de 200 personas ni un solo rastro de Melissa fue encontrado.

Como una montañista experta Isis Melissa estaba preparada para cualquier inconveniente, su mochila contaba con raciones para dos días, más de dos litros de agua, un kit de emergencias con pastillas para el dolor, vendas, alcohol, yodo y curitas. También llevaba un kit de sobrevivencia que incluía una manta térmica, herramientas para armar un refugio, silbato, teléfono celular, brújula y un mapa donde podría ubicar los campamentos, los senderos y fuentes de agua.

La única hipótesis que se mantiene sin descartar es que Melissa se confundió de camino y descendió no por el Campamento El Naranjo sino por el desvió que lleva al Campamento El Quetzal de San Manuel de Colohete arriba de los 2,000 metros sobre el nivel del mar, que conduce a las comunidades indígenas aledañas al parque nacional. El camino de retorno es más largo y puede durar hasta un día y medio. Es posible que Melissa haya logrado descender y algo le haya pasado en las comunidades.

Nota-Melissa-Medina-2

Foto: Desde su desaparecimiento se ha montado un campamento cerca de la cima y un centro de operaciones en la ciudad de Gracias, Lempira.

“La Flaka”

Isis Melissa egresó de la Facultad de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) en 2011 y actualmente es pasante de la Maestría en Biología de la Universidad de Pennsylvania en los Estados Unidos.

Al momento de su desaparición se desempeñaba como maestra de inglés en el municipio de Erandique a 60 kilómetros de la cabecera municipal Gracias, Lempira.

Melissa es mejor conocida por sus colegas biólogos y sus compañeros montañistas como “La Flaka”. Se ha desarrollado una fuerte campaña en redes sociales para lograr más apoyo en esta búsqueda que ha reunido a los mejores talentos que tiene Honduras tras el rastro de una joven profesional que ha dedicado su vida a la protección y estudio del medio ambiente.

Es la hija de Raúl Enrique Medina y de Doris Magdalena Flores con quienes tiene una relación muy estrecha. Es la menor de cuatro hermanos, dos hombres y una mujer.

“Es una persona muy sincera, expresa lo que siente, le gusta mucho cocinar le gustan muchos los niños, se lleva muy bien con mi hija y mi sobrino. Ella cuidaba a mi hija, le enseño a caminar y siempre que venía a Tegucigalpa se quedaba con nosotras” recordó Aida Medina.

“Lo más impactante es la amistad que ella tiene con toda la gente que  nos ha apoyado, yo se los he expresado a ellos que nunca había visto una relación así de tantos amigos, tan unidos que sienten lo mismo que nosotros sentimos” rescata Aida de este difícil mes, en el que ha podido ser parte del mundo de montaña que enamoró a su hermana. Sólo regresa a la capital a organizar nuevas expediciones de búsqueda.

Aida ha hecho de Gracias, Lempira su casa y del grupo de montañistas sus amigos.

Nota-Melissa-Medina-3

Foto: La búsqueda ha incluido los senderos y caminos del imponente Celaque.

La leyenda

La investigación sigue su curso, que ahora se enfocará más en las comunidades. Poco a poco Celaque vuelve a la normalidad, mientras tanto en las calles empedradas de Gracias y en las antiguas comunidades que siempre han sido protegidas por el coloso nublado se ha empezado a construir nuevas hipótesis menos cercanas a la ciencia criminalística y más propias del misticismo popular.

“La montaña la reclamó” dicen, como si el Celaque lanzó un llamado a la montañista, una invitación para que se quedara, para que no bajara más. Otros mencionan que en ese bosque habitan seres mágicos y que es posible que Melissa haya dado una vuelta de más y se haya sumergido en el lado mágico de la montaña. Hay quienes aseguran que la han visto pasearse ya no en forma humana y cada día que pasa sin ser encontrada la leyenda se consolida.

La familia de Melissa que es Cristiana Evangélica cree en el poder de la oración y en el trabajo de las autoridades y aseguran que no se detendrán en la búsqueda hasta encontrarla. Quieren saber qué pasó aquella tarde del 05 de Noviembre, cuando su hija y hermana se sumergió confiada a un bosque que la cubrió de neblina y que se rehúsa a devolverla.

Nota-Melissa-Medina-4

Foto: Las temperaturas en Celaque durante las últimas semanas han llegado hasta 1 Grado Celsius, con neblina lo que hace más difícil la búsqueda aérea.

Nota-Melissa-Medina-6

Foto: Vista desde el Cerro Las Minas, el punto más alto de la montaña de Celaque.

Nota-Melissa-Medina-07

Foto: Aida Medina prepara una nueva expedición de búsqueda.

/* ]]> */