Entretenimiento

Si a usted se le pone la piel de gallina cuando escucha música, su cerebro indica algo

piel-de-pollo

Todos tenemos una canción que nos encanta y la podemos escuchar tantas veces que nos aprendemos la letra y la distinguimos de inmediato, pero no sé a cuántos de aquí se les eriza la piel con su canción favorita.

Esto es un acto que no todo el mundo percibe, un estudio realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de Harvard, liderado por Matthew Sachs, logró explicar cómo están relacionadas las sensaciones especiales que percibimos cuando escuchamos música con la estructura del cerebro.

Sachs llegó a la conclusión de que aquellos que habían logrado un apego emocional y físico con la música, en realidad tienen estructuras cerebrales diferentes que quienes no lo hacen.

La investigación comprobó que las personas sensibles a la música tendían a tener un volumen más denso de fibras que conectan su corteza auditiva y las áreas que procesan las emociones, lo que significa que ambos hemisferios cerebrales pueden comunicarse mejor.