La Opinión Titulares

Ya no se puede ir tranquilo ni al estadio…

Danos_Motagua_Olimpia_Barras_Mas

Foto de Diario Deportivo Más


Les seré sincero; me causa un gran dolor escribir este tipo de cosas, pero el sol no se puede tapar con un dedo, y lo cierto es que el tema de las barras en nuestro país es algo serio, y si no me creen simplemente vean el retrovisor y analicen lo que sucedió el fin de semana.

Minutos previos del inicio del Clásico de Clásicos entre Motagua y Olimpia, nuevamente las barras protagonizaron una escena lamentable, ya que entre ellos realizaron una “lluvia de piedras”, esto sin importar a quién pudieran alcanzar con esos “misiles”.

¿Alguna vez les han pegado una pedrada?
Bueno, créanme… ¡Esa papada duele! Lo lamentable de todo es que incluso un mal golpe en la cabeza podría causar la muerte de alguien, pero eso les vale pepino a ciertos integrantes de la Revo y de la Ultra.

En fin, dicha guerra campal se desarrolló frente al portón donde hacen su ingreso los futbolistas; gracias a Dios no se reportaron pérdidas humanas, pero es una pena que a varios aficionados les hayan dañado sus autos.

Danos_Motagua-Olimpia_Barras_Mas

Simplemente es cuestión de ponernos a imaginar…
Soy un aficionado que ama el fútbol y que el domingo se despertó lleno de ilusión por ver una edición más del Clásico Nacional entre Motagua y Olimpia; por suerte ingresé temprano al estadio y me libré de la batalla entre piedras. 

Hasta el momento todo tranquilo, pero el problema aparece cuando sales del estadio, vas a tu auto para dirigirte a tu hogar y de repente notas que los vidrios están quebrados.

¿Acaso si ustedes fueran ese aficionado les gustaría regresar al estadio?
Señores, cada vez más estamos ahuyentando a las familias de los estadios y empañando lo encuentros deportivos, cuando todo eso debería ser una fiesta.

Lo peor de todo es que en el Estadio Nacional no queda otra opción que dejar el auto en las afueras del inmueble, bueno, otra opción accesible para el pueblo, ya que también está disponible el Mayoreo, ese espacio que se utiliza como estacionamiento, pero ahí te cobrar 20 0 3o Lempiras.

Parece extraño pero no todos tienen la capacidad de pagar ese dinero, además dentro del estacionamiento ese no se hacen responsables por objetos dejados en el vehículo, por los golpes o robos… ¿Entonces para qué carajos se paga?

Sinceramente estamos mal, y se tiene que hacer algo al respecto; a primera instancia la solución es acabar con la violencia en los estadios, y ese punto de no dejar entrar a la barra visitante estaba funcionando, pero cuando los directivos son flexibles, como en el caso del Motagua, todo ese trabajo se tira a la basura.

Todos amamos el fútbol y a todos nos gustaría ingresar al estadio mientras escuchamos esos cánticos que nos erizan la piel…

Por el bien de nuestro fútbol, reaccionemos.

/* ]]> */