Óscar Salas: De hincha del Motagua a estrella del Olimpia

Óscar Salas ya iba para afuera, pero Héctor Vargas detuvo el cambio. El árbitro acababa de cantar tiro libre a favor del Olimpia. Era el minuto 70.

Tal vez fue que las piedras de la calle le dieron más sensibilidad a sus pies. O fue el destino. O suerte. Quizás magia. O todas esas cosas combinadas. Lo que haya sido, Óscar anotó un golazo que revivió al Olimpia y lo encaminó a la 30.

Se fue entre la ovación del gigante de cemento vestido con camiseta blanca. Al final, luego del pitazo final, sonrió y repartió abrazos.

«Estoy muy contento. Este triunfo va para todas las personas que me han ayudado a ser alguien en la vida. Y mi agradecimiento a Dios por este golazo», dijo, en medio de la locura.

Hoy, Óscar Salas -uno de los invitados habituales de Radio House-, tiene miles de motivos para sonreír. Sin embargo, él mantiene la humildad y nunca olvida que bien pudo acabar asesinado en las calles en aquellos días en los que consumió drogas e incluso llegó a asaltar para comer.

Hoy te presentamos once eventos en la vida de Óscar Salas.

  1. CHUÑA: Jugó chuña, pues a su madre no le ajustaba el dinero que ganaba para poderle comprar tacos. «Cuando mi mamá pudo ahorrar cierto dinerito me compró unos Flamingo», recuerda.
  2. ABANDONADO: Su padre se fue cuando Óscar apenas tenía un año. Se reencontraron cuando el jugador del Olimpia tenía 18 años.
  3. A MANO ARMADA: Una tarde asaltó a una persona en El Hato de Tegucigalpa. La pistola -confiesa Óscar-, iba cargada. «Dame todo lo que andás y no te pasará nada», le dijo. «Fue por necesidad», dice el jugador.
  4. LA MUERTE DE SU ALERO: Se llamaba Samuel. Se conocieron en la calle. Fue él quien lo llevó al Hato. Jugaban fútbol juntos. También era un buen jugador. Pero estaba metido en drogas y lo mataron.
  5. DORMÍA EN UN CARRO: Antes de ser adoptado por la mamá de Samuel, Óscar y algunos de sus amigos dormían en el carro que un vecino estacionaba en una de las tantas áreas del Hato. «Nos teníamos que levantar a las cinco, porque el señor se iba a trabajar a las seis», se ríe Óscar.
  6. APODO: «Siempre fui jodión. Por eso mi amigo Pedro me puso EL TRAVIESO».
  7. OLIMPIA: Lo más seguro es que hubiera terminado muerto por andar en la calle, pero la gente de Olimpia me rescató cuando tenía quince años. El fútbol salvó mi vida -dice Oscarito.
  8. MOÑA: Oscarito confiesa que «Sí probé la marihuana. Un par de veces me llevó la Policía y me tocó dormir en la posta. Otra veces me fui en la colada porque estaba con amigos que estaban consumiendo y nos caían los policías».
  9. PASATIEMPOS: «Me gusta jugar PlayStation, ver películas y videos en Youtube. También comprar ropa de marca, pasar con mis amigos. Eso sí, las discos no me gustan».
  10. SUS PANAS EN OLIMPIA: Tenemos un bonito grupo -dice-, pero me llevo bien con Bayron Méndez, Kevin Álvarez y Alberth Elis. Somos como una familia.
  11. ADMIRADOR DE AMADO: «Fue mi inspiración. Me gustaba su forma de jugar, de moverse en la cancha, cómo solucionaba. Mi sueño de pequeño era jugar en Motagua».

 

unnamed (7)