¡Existe demasiada rigidez en la Selección Nacional!

Foto compartida por @keniatorresf (Twitter).

El proceso de la «H» comandado por el colombiano Jorge Luis Pinto nos ha dejado varias cosas claras, entre ellas que algunos futbolistas no están dispuestos a darlo todo por la Selección, además de que de manera interna tanto cuerpo técnico como directivos no han sabido tratar ciertas situaciones.

La polémica más reciente involucra al joven Rigoberto Rivas, el catracho de 18 años de edad que pertenece al Inter de Milán, quien fue convocado por el cafetero para trabajar con miras a la Copa Oro 2017, sin embargo no se ha hecho presente a los entrenamientos.

Se ha hablado mucho al respecto, algunos dicen que ya le dijo que «No» a la Bicolor, que pone su carrera antes que defender los colores de la escuadra nacional y muchas cosas más sin saber la realidad, misma que por ahora solo el jugador y su entorno han de conocer.

Listado_Preliminar_Honduras_CopaOro

No sé qué piensan ustedes, pero sinceramente creo que existe demasiada rigidez en la Selección Nacional, y eso se demuestra con las declaraciones de Jorge Salomón, presidente de la Fenafuth, quien no se anduvo por las ramas para referirse al tema.

“No puede sumarse en el tiempo que él diga porque hay reglas y no es cuando él quiera, estaba acá en Honduras y debió haberse presentado para hablar con el profesor, al menos».

La percepción que dejan sus palabras es que el hondureño no quiere estar con la «H», así que no sería extraño que Jorge Luis Pinto no lo vuelva a convocar; así es él, es de su ley y cuando considera que alguien no quiere estar en el proyecto simplemente no lo toma en cuenta, y punto.

¿Se hace lo correcto?

Bueno, todo es cuestión de percepción, algunos estarán de acuerdo y otros no, lo cierto (Al menos desde mi punto de vista) es que no se puede señalar a Rivas como se le está haciendo, pues en términos generales lo estamos espantando.

La razón de no presentarse a la «H» parece obedecer a la oportunidad que se le presenta con el Inter de Milán, pues todo indica que quiere entrar de lleno a la pretemporada para pelear por un puesto en el primer equipo del histórico club italiano.

El hecho en toda esta polémica es que ambas partes tienen culpa; Rivas tuvo que haberse comunicado con los federativos y estos tratar de entender la situación, sin generar tanto humo que lo único que hace es dañar el ya desnutrido entorno de la «H».

¡Ojo! No estoy en contra de la disciplina ni nada por el estilo, lo que sucede es que el caso de Rivas es totalmente distinto al de Carlo Costly, Roger Espinoza y Eddie Hernández, entre otros jugadores.

Esperemos que el hondureño pueda sumarse al primer equipo del Inter para posteriormente tener la libertad y tranquilidad de integrarse a la Selección Nacional.