El detalle es simple: ¡Nos pasamos las leyes por los hue…!

Imagen compartida por @DeportesTVC (Twitter).

Penoso, vergonzoso y triste; este miércoles se ha escrito un capítulo más de la historia oscura de nuestro fútbol, esto en el partido de ida de las semifinales entre el Real España y el Marathón.

Transcurría más o menos el minuto 72 y los «Catedráticos» ganaban 2-0 el encuentro, cuando el árbitro del partido Armando Castro sancionó un dudoso penal a favor de los locales, algo que provocó que todo se saliera de control.

  • Varios aficionados «Verdolagas» invadieron el campo, y en tan solo minutos los del Real España hicieron lo mismo; estuvimos a punto de tener una guerra en el verde césped del Morazán.
  • La policía se miró débil ante la situación, y la única salida (Según ellos) era lanzar bombas lacrimógenas para controlar el ambiente.
  • Familias, niños, personas que solo querían disfrutar un buen partido de fútbol se vieron afectadas… ¡Tristes escenas para nuestro balompié!

Entonces… ¿Fue o no fue penal?

Sinceramente eso vale un pepino; todos estamos conscientes que en los últimos años el tema de la violencia en los estadios es algo que ha atacado a nuestro fútbol, así que no es de sorprendernos.

Simplemente no se ha hecho lo necesario para prevenir, y un ejemplo es que 200 miembros del cuerpo policial (La mayoría en las graderías) no estaba preparado para una situación como tal.

Lamentablemente el detalle es simple para hablar de lo que pasó en el Estadio General Francisco Morazán:

¡Nos pasamos las leyes por los hue…!

Invasion_Cancha_SanPedroSula00

—26 de junio del 2016…

En la edición 43 de la Asamblea Ordinaria de la Liga Nacional queda prohibido el ingreso de la barra visitante a cualquier partido de los torneos a disputarse, algo que se supone debía respetarse.

¿No me creen?
Aquí una prueba de ello.

Al principio todos parecían aprobar dicha determinación, pero lamentablemente esto no ha sido respetado.

Con la intención de hacer crecer sus taquillas los equipos han permitido el ingreso de la barra visitante, y aquello que se había oficializado en la edición 43 de la Asamblea Ordinaria de la Liga Nacional ha quedado en el olvido.

¡Todo es pura letra en papel sin valor! Y nadie hizo, hace ni hará nada al respecto, pues siempre es lo mismo (Dicen reunirse para solucionar el problema y no se queda en absolutamente nada).

Al parecer la filosofía de vida en nuestro país se apoya en una popular frase: «Las reglas se hicieron para romperse». Lamentable.