¡De locos! ¡Di Stéfano hizo de portero en un Boca-River!

Foto del diario Olé.

El reloj no detiene su andar y poco a poco nos acercamos al juego de ida de la gran final de la Copa Libertadores de América, misma que en esta oportunidad estará protagonizada por la rivalidad más grande del continente y posiblemente del fútbol.

Hablamos nada más y nada menos que del enfrentamiento entre Boca Júniors y River Plate, el cual sin duda alguna marcará un antes y un después con el resultado final, siendo la gloria absoluta para el que gane y la vergüenza imborrable para el que pierda.

Bueno, para ir entrando en calor compartiremos a continuación algunos curiosidades en la historia de este Clásico Argentino, como por ejemplo que en su momento el mítico Alfredo Di Stéfano jugó como portero, algo extraño desde cualquier punto de vista, pero no nos adelantemos y vamos paso a paso.

Foto de Deportes RCN
Foto de Deportes RCN

Nadie quiere ceder… ¡Los dos ganaron el «primer clásico»!

La mayoría de los historiadores entienden que el primer Superclásico oficial que se disputó fue con victoria de River por 2 a 1, el 24 de agosto de 1913. Pese a esto, otros creen que el primer antecedente fue el del 2 de agosto de 1908, cuando Boca venció a River por 2 a 1, en una cancha de Dársena Sur.

Lamentablemente para los «Xeneizes» no hay un documento que registre lo mencionado, por lo tanto de manera oficial el primer partido se registra en 1913, aunque claro, queda viva la duda.

La mayor goleada fue culpa de las reglas de juego

El 23 de diciembre de 1928 Boca Júniors venció a River Plate por un aplastante 6 a 0, siendo esta la mayor goleada de los Superclásicos.

Sin embargo es importante destacar un dato, y este era que aún el fútbol era amateur. La particularidad fue que en ese momento no existían los cambios, y debido a la lesión de tres jugadores de River, el local terminó jugando con ocho jugadores.

El día que Di Stefáno reemplazó al portero de River

Foto de ABC.es
Foto de ABC.es

El mítico delantero Alfredo Di Stéfano, durante su etapa en River Plate, tuvo su episodio más curioso a lo largo de su carrera, algo que sucedió el 31 de julio de 1949.

Aquel día, Amadeo Carrizo, arquero de River, recibió un pelotazo en su «zona noble» y tuvo que salir para ser atendido porque no aguantaba el dolor, y como el reglamento lo permitía alguien más podía ocupar su puesto en la cancha mientras recibía auxilio.

El que tomó su lugar fue Di Stéfano, quien estuvo en el arco durante seis minutos hasta que Carrizo retomó su lugar. River ganaría aquel día por 1 a 0.


Estas son curiosidades que definitivamente se mantendrán vivas a lo largo de la historia, pero nadie puede negar que los resultados deportivos pesan más, es por ello que existe tanta tensión en la previa de esta final de la Copa Libertadores.

Y vos… ¿Ya estás listo?