Jerry Palacios: «Nunca he negado que soy Motagua»

De lunes a viernes de 10:00 a 11:00 de la mañana ustedes tienen una cita con el Facebook Live de RadioHouse, donde no solo se informa sobre lo más actual del mundo deportivo, sino también se comparte con grandes invitados, como por ejemplo Jerry Palacios.

El mundialista con Honduras en Sudáfrica 2010 y Brasil 2014 nos contó algunas historias de su carrera futbolística, además de hablar de lo que se podría venir en el futuro para él. Sin más preámbulo compartimos sus respuestas más destacadas.

¿CÓMO FUE CRECER EN UNA FAMILIA TAN FUTBOLERA COMO LOS PALACIOS?

«Ha sido una aventura muy bonita para todos, para mis padres, para mis hermanos y para mí. Mi papá tuvo que retirarse muy joven del fútbol porque estaba a cargo de sus hermanos y de mi abuela, y en ese entonces el deporte no era bien pagado; se retiró antes de los 30 años para trabajar de perito mercantil, pero nunca se olvidó del balón. Fundó un equipo llamado Las Mercedes para trabajar con jóvenes, y nosotros como sus hijos comenzamos siendo utileros, llevábamos los tacos y los uniformes al campo, y luego nos poníamos a jugar en la parte trasera del solar. Pasar eso y luego ser jugadores profesionales ha sido una experiencia que ninguno de nosotros cambiaría». 

SUS INICIOS Y EL EQUIPO DE SUS AMORES… 

«Mi papá me hizo debutar en Liga Mayor, y recuerdo que mi paso a Liga Nacional se dio rápido porque Héctor Vargas fue a ver un partido amistoso entre las reservas del Vida y nuestro equipo. Después del partido habló conmigo y me dijo que fuera a los entrenamientos del club, y en cuestión de días firmé contrato con ellos. De niño siempre soñé jugar en Motagua, siempre he sido Motagua, pero al tener la oportunidad no podía desaprovecharla, además sabía que si hacía un buen trabajo las puertas para un equipo grande se podrían abrir en el futuro». 

¿EL ÚNICO MOTAGÜENSE EN LA FAMILIA PALACIOS?

«Sí, definitivamente. Recuerdo que en la casa mi papá era Victoria y Olimpia, todos mis hermanos olimpistas, y mi mamá en ese momento no estaba muy metida en el tema. Dicen que soy el que siempre va en contra de todo (Risas). Yo los miraba celebrar mucho por los títulos de Olimpia, y a mí no me nacía eso, así que me dije: ‘No, yo me voy a ir con Motagua’. Recuerdo a varios jugadores de aquella época, era fan del ‘Nene’ Obando, de Geovanny ‘Venado’ Castro, de Hernaín Arzú, del ‘Amapala’ Pérez, el ‘Gato’ Cuello y otros, los admiraba y el sentimiento fue creciendo hasta que me dediqué a ser futbolista profesional, pero nunca he negado que soy Motagua». 

SU PRIMER CLÁSICO CON OLIMPIA ENFRENTANDO A MOTAGUA: 

«Fue de sentimientos encontrados, me enfrentaba al equipo que admiraba. Era un Clásico y recuerdo que decía: ‘No puede ser que esté de este lado’, pero la vida y el fútbol se encargaron de eso, y no me arrepiento de nada, soy agradecido con la gente de Olimpia, a mí y a mis hermanos nos trataron muy bien, además siempre fui profesional no solo jugando con ellos, sino con otros equipos, dentro del campo se me olvidaba el sentimiento». 

SU FUGAZ PASO POR MOTAGUA: 

Foto del diario Diez.

«Estando con Olimpia fui cedido a la Universidad, y ahí hice dupla con Óscar Torlacoff; hicimos un gran trabajo y el profe ‘Primi’ Maradiaga se fijó en nosotros, así que le solicitó a la directiva integrarnos al equipo. En ese momento seguía teniendo contrato con Olimpia, así que fue más un favor entre los Atala y los Ferrari que otra cosa. Ellos accedieron a prestarme un año y todo iba bien, en los primeros seis meses no fuimos campeones pero hicimos un buen torneo con Motagua, y luego aparecía en la lista de pretemporada de los dos equipos; no entendía lo que sucedía, pero me informaron que Olimpia pidió que retornara, y al final en ese torneo solo jugué como tres partidos porque mostré una rebeldía, lo tomé a mal y a veces no me metían ni en la lista para los partidos».

EL TÍTULO GANADO CON MARATHÓN:

«Marcar gol en una final es lo mejor que le puede pasar a uno como futbolista y como delantero, y claro, que el equipo sea campeón, porque de nada sirve marcar si no se triunfa en esa etapa. Recuerdo que habíamos perdido 1-0 en Tegucigalpa ante Olimpia, y en la vuelta a mí me tocó marcar el 2-0 para poner el 2-1 en el global. Fue especial no solo por lo deportivo, sino por lo que conseguimos como plantel, ya que era un plantel al que tenían como tres o cuatro meses de no pagarle, el club tenía problemas económicos, pero repito, fue especial en todos los sentidos y lo más importante es que logramos salir adelante».

EL AZTECAZO CONSEGUIDO CON EL ALAJUELENSE: 

«En muy poco tiempo viví cosas importantes en ese estadio. Primero ganamos con la Selección con los goles de Bengtson y Costly; yo estuve en el banquillo y no tuve la oportunidad de jugar, pero disfruté del momento, y luego, casi una semana después, me tocaba volver ahora con el Alajuelense. Fue uno de mis momentos más importantes, tenía más de 30 años pero físicamente estaba al 100, era un plantel muy bueno con cinco o seis seleccionados costarricenses que luego hicieron lo que hicieron en Brasil 2014, y bueno, me tocó anotar el gol de la victoria ante el América, fue bastante bonito vivir esa experiencia». 

EL RÉCORD DE LOS TRES HERMANOS PALACIOS EN UNA COPA DEL MUNDO: 

«En primera instancia no fui convocado, solo me colocaron en la lista de reserva, y aunque tenía pesar por eso estaba feliz por mis hermanos Wilson y Johnny. Recuerdo que una noche mientras dormía me cayó una llamada de un número desconocido, y era Wilson; me asusté porque era de madrugada en China (donde estaba jugando), pero me dijo que me calmara, y que a la par tenía al profe Reinaldo Rueda, así que me lo pasó. Me dijo que habían tenido un percance por la lesión de Julio (Rambo), y que existía la posibilidad de que yo fuera a Sudáfrica… Me preguntó si quería ir, y casi sin dejarlo terminar de hablar le dije que sí. Fue positivo por todo lo que pasó, el récord y demás, pero también fue duro, porque llegué a sustituir a un gran jugar, con quien nos respetamos y hemos tenido una buena relación, pero son cosas que pasan, es parte de la vida. Gracias a Dios logré compartir esa Copa del Mundo con mis hermanos».

SU POSIBLE FUTURO COMO ENTRENADOR:

«Sí, estoy sacando el curso, ya voy por la mitad de la carrera al igual que Milton y Johnny. Las expectativas son altas, estoy preparándome en lo máximo para poder dirigir no solo aquí en Honduras, sino también fuera del país, aunque les voy a decir que ser técnico no es mi primera opción, pero quiero prepararme porque uno nunca sabe lo que pueda pasar en el futuro».


A continuación compartimos la entrevista completa de Jerry Palacios, ya que toca otros interesantes temas, entre ellos su experiencia en el fútbol asiático y su retiro del deporte profesional.