Mario Norales; el modelo hondureño que emprendió vendiendo tortillas de harina con sabor a coco

En RadioHouse hemos tenido como meta dar a conocer y apoyar a los emprendedores que por medio de su trabajo están haciendo cosas totalmente diferentes; generando empleo, grandes obras y apoyando a la pequeña y mediana empresa en el país.

En tiempos de pandemia seguimos dando a conocer historias de gente luchadora, en esta ocasión, es el caso de Mario Breckner Norales, que debido a la crisis sanitaria, quedó sin ingresos económicos y decidió realizar tortillas de harina a base de leche coco.

Norales es originario de Trujillo, pero la necesidad de un trabajo y poder estudiar, decidió mudarse a la capital, trayendo consigo una maleta llena de sueños y anhelos, que con arduo trabajo ha ido forjando durante su estancia en el Distrito Central.

Antes de la pandemia, Breckner se estaba dedicando al modelaje, trabajando en varios proyectos de anuncios televisivos para marcas nacionales e internacionales. A tiempo completo, su trabajo era en una institución privada sin fines de lucro que se dedica a la rehabilitación integral de personas que viven con discapacidades físicas; debido a la crisis, fue suspendido temporalmente, quedando sin ingresos económicos para poder sobrellevar el duro momento que se vive en el país.

¿Cómo es que inicia en la creación y distribución de tortillas de harina?

“Un día subí unas fotos de unas tortillas de harina que hice con leche de coco. El impacto que tuvo esa publicación fue tanto, que todo mundo comenzó a opinar y a comentar. Luego paso una semana y me estaba quedando sin efectivo, solo tenía dinero para vivir menos de una semana, entonces decidí publicar en Facebook que iba a vender estas tortillas”, comentó a RadioHouse Mario Breckner Norales.

Desde el día uno, Breckner ha recibido el apoyo de cientos de personas que han comprado en grandes cantidades su producto, el cual, es llevado por medio de servicio a domicilio, siguiendo con las medidas de bioseguridad necesarias para salvaguardar la salud de las personas.

La necesidad de tener un ingreso en estos tiempos, obligó a Mario a realizar un cambio rotundo en su vida, pero, siempre manteniendo las ganas de salir adelante y aprovechando uno conocimiento, que para muchos puede ser básico, él lo ha convertido en emprendimiento que ha generado oportunidades.

“Este nuevo comienzo ha sido totalmente difícil por lo que todos estamos viviendo, pero antes solo me miraba como un empleado que vivía la rutina, y a raíz de la pandemia mi mentalidad ha cambiado, ahora me veo como un futuro empleador y un futuro empresario”, relató Norales.

Las ventas han sido muy buenas, los capitalinos han tenido muy buena aceptación con este nuevo producto, el cual, ha sido nuevo para muchos, ya que nunca habían comido tortillas de harina elaboradas con sabor a coco, quedando totalmente fascinados

“Yo le he recalcado a los clientes que siempre me hagan saber sus comentarios sobre que tal le parecieron las tortillas de harina, ya sea bueno o malo este comentario me va a ayudar a mí para ir mejorando cada día, y así ofrecer algo con la mejor calidad”, contó Breckner.

Este emprendimiento va subiendo como la espuma; el negocio ya tiene su propio nombre y fue bautizado como “Sabores de mi tierra”, y actualmente, este emprendedor ha creado otra línea de tortillas de harina para ofrecer una variedad diferente para todos sus clientes, la cual, saldrá al mercado más adelante.

“Gracias la bondad y la confianza que han tenido las personas con nosotros, estamos generando dos empleos directos, eso es lo que me pone más contento; todo gracias a esas nobles personas que consumen nuestro producto”.

Para los capitalinos que quieran degustar de estas novedosas tortillas de harina, tienen que realizar sus pedidos con anticipación, pueden mandar un mensaje de WhatsApp al 3204-0989 o mandar un mensaje en la página de Facebook «Sabores de mi tierra», donde encontrarán más información de las deliciosas tortillas de harinas hechas a base de leche de coco.

“Todos los triunfos nacen cuando nos atrevemos a comenzar” – Eugene Fitch