Carlos Pineda: «En Olimpia hay exigencia hasta en los entrenamientos»

Foto: Frank Aguilera

Muchos desde pequeños sueñan con ser futbolistas profesionales y seguir el camino de sus ídolos, pero solo pocos tienen esa fortuna de dar el salto, algo que se ganan no solo por tener talento sobre el verde césped, sino también por todo lo que han luchado para conseguirlo.

Un ejemplo claro de ello lo tenemos con el joven mediocampista Carlos Pineda, quien con el Olimpia ha resaltado de manera importante en los últimos torneos, además de ya alcanzar participación en la Selección Nacional.

Esta semana tuvimos la oportunidad de platicar con él en el Facebook Live de RadioHouse, así que sin más que decir compartimos algunas de sus respuestas más destacadas.

SU AMOR POR OLIMPIA:

«Soy Olimpia desde pequeño, desde los cuatro o cinco años que comencé a ser fan del fútbol. Mi familia es futbolera y siempre van al estadio o pasan viendo los partidos por televisión. Recuerdo cuando con mis primos ‘socábamos’ en las finales y semifinales, sufríamos en los penales esperando que el portero las tapara, y así poco a poco se fue cultivando ese cariño por el club».

DE HINCHA A FUTBOLISTA PROFESIONAL: 

«He tenido esa fortuna. Mi papá tiene muchas fotos mías de pequeño con grandes figuras del equipo como Wilmer Velásquez, Denilson Costa, Wilson Palacios, Dani Turcios y Noel Valladares, entre otros; tenía como seis o siete años, e increíblemente a algunos los tuve de compañeros, es lo bonito del fútbol. Incluso en el álbum del Centenario del club salgo como mascota. Cuando los de FBO (Fuerzas Básicas del Olimpia) íbamos al estadio siempre me decía que quería llegar al primer equipo, y sucedió».

Foto: Frank Aguilera

SU RENOVACIÓN DE CONTRATO: 

«Se habló de muchas cosas antes de que se dieran, y les seré sincero, no es tanto el sentimiento que tiene uno por la institución, ese no se puede poner sobre la mesa, al final uno como profesional debe pensar en lo mejor para la familia. Entramos en negociaciones y aquí se analizaron varios factores, uno debe también buscar lo mejor para su carrera, buscar un lugar en el que uno pueda seguir creciendo, y bueno, en Honduras no hay mejor equipo que Olimpia para conseguir todo eso». 

LA PRESIÓN QUE REPRESENTA PERTENECER A OLIMPIA: 

«En este equipo la exigencia es máxima, incluso en los entrenamientos. No importa si es un colectivo o algo por el estilo, uno no puede perder, la competencia es difícil, siempre se está peleando por el puesto y el que se descuida va para afuera. En un principio fue difícil pero tenía que adaptarme, tenía que aprender a manejar esa presión en los entrenamientos, no perder la concentración. Me da risa porque quedan varios recuerdos… Uno sabía que si le centrabas mal a Costly no le gustaba, y ya a la segunda oportunidad no podías fallar, pero repito, debías adaptarte, y lo hecho muy bien». 

LOS ESTUDIOS Y EL FÚTBOL: 

«En mi casa siempre estuvo la exigencia de estudiar, y siempre he llevado los estudios y el fútbol de la mano. Comencé a entrenar a los cinco años; recuerdo que salía de clases a las 12:00 p.m. y comenzaba a entrenar a las 3:00, pero no podía asistir si no había terminado mis tareas, esas eran las reglas de la casa (…) Ahora estoy estudiando Ingeniería en Informática en Ceutec, y ya me acostumbré, para mí no es una carga extra llevar las dos cosas de la mano». 

EL GOL ANTE SEATTLE:

«En el estadio había un gran reloj que mostraba el tiempo del partido, y sabía que nos quedarían pocas oportunidades para mantenernos con vida en la serie. Yo me desespero al estar parado, así que siempre estoy caminando dentro del campo aunque sea una jugada a balón parado como esa; miraba al ‘Chaco’ (Maidana) antes de que hiciera el tiro libre y a la vez estaba pendiente de un posible contragolpe, en realidad mi labor era defensiva en ese momento, y justo la pelota me llegó a mí (…) Recuerdo que Edwin Rodríguez me la estaba pidiendo, pero me atreví, me enfoqué en cambiarle la dirección por todos los rivales que había a la derecha y salió». 

SELECCIÓN NACIONAL: 

«En la mayor siento que tengo un poco más de libertad porque me ponen a la par de Alex López y de Garrido, por ejemplo, jugadores que con su experiencia le facilitan el trabajo a uno. Jugar con Alex para mí es fácil porque siempre está solo, siempre te la pide, habla mucho y al final la comunicación nos ayuda a todos. Con la Sub-23 estamos trabajando seguido, el profe Coito está en constante contacto con nosotros porque en cualquier momento la Concacaf nos llama para realizar el Preolímpico».

LA ILUSIÓN DE LOS JUEGOS OLÍMPICOS: 

«Clasificar a los Olímpicos sería lindo, tenemos un buen equipo, ya en los Panamericanos dimos buenas sensaciones, fuimos y le competimos a México, a Perú, a Uruguay. Siento que con la Sub-23 hay un cambio radical con el sistema de juego, tenemos una salida organizada, somos valientes, e intentamos explotar nuestra inteligencia, eso es clave, debemos tener fundamentos y argumentos según nuestra capacidad. Con lo que hicimos en Perú siento que estamos para competir». 


El futbolista de 22 años de edad habló de otros temas, entre ellos su paso por el Real de Minas, su potencial en el FIFA 20 y demás, así que si no quieren perderse algún detalle les compartimos la entrevista completa.