La bicicleta; El medio de transporte sostenible, accesible y ecológico contra el COVID-19

Marca

Si nos ponemos a pensar que la pandemia del COVID-19 demanda guardar distanciamiento social, mantener higiene, velar por una buena condición física y por ende salud, quizás el uso de la bicicleta como medio de transporte sea la mejor opción para seguir todo eso a lo que nos enfrenta la nueva normalidad, la cual lucha por reducir los incrementos de contagios.

“Siempre que sea posible, considere andar en bicicleta o caminar. Esto proporciona distanciamiento físico mientras cumple con el requisito mínimo para la actividad física diaria, que puede ser más difícil debido al aumento del teletrabajo  y el acceso limitado al deporte y otras actividades recreativas” recomienda la Organización Mundial para la Salud (OMS).

Opinión

Ciudades como París y Barcelona con una larga trayectoria en micromovilidad (bicicletas, patinetas eléctricas, etc.), le dieron un empujón adicional a sus programas de movilidad sostenible.

El panorama para otros países es que los ciudadanos elijan modos de movilidad motorizada, como esta sucediendo en Honduras actualmente, el transporte comienza sus operaciones con la amenaza de un repunte en los casos de contagios. Por eso pensar en el uso de la bicicleta quizás sea la opción más afortunada por el momento.

Mapasin

Y es que, el uso de la bicicleta no solo es un beneficio para los humanos en la nueva normalidad, también lo es para el medio ambiente. Recordamos cuando a inicios de este 2020 el mundo parecía estar descansando del dióxido de carbono, de la contaminación en general que el humano genera en el único hogar con el que cuenta.

La situación ambiental es algo que también nos pone a decidir por el uso de la bicicleta, porque si regresamos a las mismas acciones contaminantes y la pandemia del COVID-19 no nos enseñó cuanto daño le estábamos haciendo al mundo y a la naturaleza como tal, pues quizás no habremos aprendido NADA.

Mapasin

«El uso de la bicicleta promueve además la salud física y mental, previene el sedentarismo que constituye uno de los 4 factores de riesgo de enfermedades crónicas no transmisibles (diabetes, hipertensión, obesidad, entre otras). Ayuda también a mejorar la buena calidad de aire en las ciudades y recupera el espacio público para las personas» se lee en un documento emitido por la OMS.

Pero para que todo esto se dé, debe cumplirse con el respeto por el peatón y los ciclistas; la definición de ciclovías, la ubicación de estacionamientos de bicicletas; el impulso a escuelas y lugares de reparación de bicicletas, entre otros aspectos relacionados con políticas de seguridad.

Alfa 91.3

En conclusión, la bicicleta es un medio de transporte sostenible, sencillo, accesible, fiable, limpio y ecológico que contribuye a la gestión ambiental, beneficia la salud y actualmente en el contexto de la pandemia COVID-19, es el medio de transporte más seguro para evitar la transmisión del virus.