Luis Salgado; el voleibolista catracho que fue considerado el mejor de Honduras y Centroamérica

Foto: Frank Aguilera

En nuestro país el voleibol no ha tenido tanta relevancia debido a que se vive, come y respira fútbol. A pesar de eso, Honduras tuvo a un gran representante de este deporte en Europa. Luis Alberto Salgado López ha sido de los pocos jugadores de esta disciplina a nivel nacional, centroamericano y del caribe, que se desempeñó como jugador profesional por más de 10 años.

Salgado nació en Danlí, se formó en Tegucigalpa y el voleibol lo llevó a recorrer varias partes de Latinoamérica por medio de los diferentes torneos que llegó a disputar, hasta llegar a vivir y jugar en países como España, Finlandia y Suiza.

Foto: Frank Aguilera

¿Cómo nace el interés por jugar voleibol?

“La verdad yo quería jugar voleibol desde pequeño, pero por ser muy chiquito me mandaron a sentar. Comencé jugando baseball, luego baloncesto. Fue hasta los 17 años que me llamaron para realizar unas pruebas de preselección. Hice mi primer viaje con la selección a las 17 o 18 años y fue ahí donde me dije: ‘yo quiero jugar este deporte’”.

Luego de tener la oportunidad de conocer y jugar contra selecciones como Venezuela, Puerto Rico, México y Cuba, ese fue el detonante para que Luis se motivará y quisiera convertirse en jugador profesional, para tener la oportunidad de enfrentarse cara a cara con jugadores elite de este deporte.

Fuente: Afecavol.Org

Varios torneos pasaron, donde Luis y sus compañeros demostraron un buen desarrollo. De 1998 a 2001 el nivel deportivo de Salgado fue creciendo; con la ayuda de sus entrenadores, compañeros y por la mentalidad que tuvo en aquel entonces, fueron pieza fundamental para que se convirtiera en el mejor de Honduras y de Centroamérica.

“En 2 años logré tener un premio en categoría mayor. A los 19 años ya estaba catalogado como uno de los mejores 5 de Centroamérica, a los 21 como uno de los 2 mejores de Centroamérica y a los 23 me peleaba el MVP con varios jugadores de la zona”, contó Luis.

Foto: Frank Aguilera

Luego de obtener una beca deportiva en UNITEC, Luis comenzó a soñar más allá. El voleibolista quería traspasar la frontera y comenzó a buscar universidades a nivel internacional, con el objetivo de poder ser seleccionado y representar dignamente al país.

«Con mi familia enviábamos videos por medio de VHS, Cd’s, los subíamos a YouTube y mandábamos correos para que pudieran ver cómo jugaba. Las respuestas siempre eran sí, que les parecía un jugador interesante, pero no terminaban de concretar las cosas, ya que en Honduras y Centroamérica no existe el mundo del voleibol», recalcó Salgado.

Fuente: Norceca.Info

Después de varios intentos Luis estaba por resignarse con el sueño de convertirse en jugador legionario, hasta que recibió repuesta de una universidad de Granada, España, que jugaba en primera división. El correo que enviaron al hondureño decía lo siguiente: ¿Qué quieres?

A lo que el joven en aquel entonces contestó: “Quiero probar si valgo para esto o no, si valgo para esto ustedes deciden si me contratan o no me contratan; si no valgo, yo se lo voy a agradecer porque me dieron la oportunidad”.

Foto: Frank Aguilera

A las 2 semanas el presidente de CDU de Granada realizó los trámites correspondientes para que el hondureño se presentará a pretemporada y así poder convertirse en uno de los primeros legionarios de Honduras y de Centroamérica en el viejo continente.

Al llegar allá, Luis se dio cuenta de la gran diferencia de cómo se practicaba el deporte en ambos continentes. Debido a eso, le tocó entrenar y exigirse más que sus compañeros. “Cuando yo llegue ahí yo ya no era un deportista. Deportista es aquel que le gusta un deporte y lo practica. Yo al llegar a esa instancia me convertí en un atleta, donde buscan sacar mi máximo potencial”, comentó.

Fuente: Feva

¿Cuál fue la clave para adaptarse al gran cambio que tuvo al momento de convertirse en legionario?

“La clave fue tener una mentalidad abierta y de trabajo. Si tú vas con una mentalidad abierta de aprender y no de demostrar. Para demostrar hay momentos. Nunca olvidaré las palabras que me dijo mi entrenador Toño Santos: El jugador que no hace caso a entrenador no sirve. Siempre hay que escuchar y obedecer a los que más saben”.

Luis escuchó, entrenó y aprendió. En CDU Granada permaneció 3 años. Donde pudo desarrollar aún más su talento, llegando a obtener medalla de oro en 2004 y en el año 2006. Luego de 3 años de mucha experiencia pasó a ser parte del equipo Puerto Real de la segunda división de España, considerado en aquel entonces como uno de los mejores equipos de la liga. En este año, dicho equipo logró el 3.er lugar, realizando una gran temporada con el hondureño como estrella.

Foto: Frank Aguilera

Salgado fichó con el Club Volleyball MÜNSINGEN de Suiza, donde estuvo un año y logró obtener la medalla de tercer lugar en la Liga del 2009. Para concluir con broche de oro, Luis Salgado estuvo 5 años jugando en el Club Sampo de Pielavesi de Finlandia, donde se convirtió en figura, donde logró un sub campeonato de la Copa de la Liga y un sub campeonato de liga y varios MVP como máximo anotador y bloqueador en dicha liga.

¿Cómo ha sido el cambio de jugador a la faceta de padre de familia?

“Eso ha sido genial, no hay cosa más grande en la vida, es la mejor bendición, te levantas por eso. Antes yo hacía las cosas y vivía por el deporte y mis compañeros de equipo, ahora es totalmente diferente. Hoy en día las cosas han cambiado y se te vienen otros pensamientos solo con ver a mis hijos jugar y dormir”.

Fuente: El Heraldo

Salgado ha comenzado esa etapa de formación familiar, donde espera inculcar una mentalidad totalmente diferente a sus hijos. Que las cosas que lleguen a desarrollar en el futuro, siempre tienen que realizarse de buen amanera y con actitud positiva, sin importar cuál sea.

¿Cómo resumiría el voleibol?

«El voleibol es uno de los deportes más completos del mundo. Se trabaja mente, cuerpo y alma al máximo. A mí me ha cambiado la vida, dándome la oportunidad de sobresalir y de poder dar testimonio de que, lo que soy es gracias a Dios que me puso en el lugar indicado, en este punto indicado que es el voleibol».