Las pandillas le quitaron dos hijos; hoy busca evitar más tragedias…

Cuando se es madre nunca se está sola en los pensamientos, una madre siempre debe pensar doble; una vez por ella y otra por sus hijos. Esta es la historia de doña Gloria Lalín, una madre que perdió a dos de sus tres hijos por las pandillas, hoy en día sirve a Dios y también a un grupo de niños del cerro Juana Laínez, los ayuda a formarse para que sean hombres y mujeres de bien.

Doña Gloria tiene aproximadamente 45 años de edad, es sierva de la iglesia y realiza una gran labor con 40 niños, los reúne una vez por semana a las 5 de la tarde, en el plantel de un taller ubicado cerca del Hospital Escuela. Ella les habla sobre la palabra de Dios y de las enseñanzas de la biblia, además les ayuda a desarrollar sus destrezas motoras y físicas realizando trabajos con materiales de ejercicio, pintura, crayolas, lápices, colores, etc.

Foto: Kevin Barahona

El amor de una madre por un hijo no se puede comparar con ninguna otra cosa en el mundo, no conoce ley ni piedad, se atreve a todo y aplasta cuanto se le opone (Agatha Christie). Doña Gloria es una persona de corazón bondadoso, ella junto a su esposo y otros miembros de la iglesia, son los que velan porque estos niños se alejen los malos caminos y son los que compran la merienda con mucho esfuerzo.

«Cuando tengo les doy un plato de comida, cuando no, solo les doy dos confites, ellos lo hacen por el amor de querer estar aquí y jugar conmigo y los demás niños, sobre todo aprender de la palabra», manifestó doña Gloria.

«Me siento Feliz por ser sierva del señor, siento que Dios me satisface con estos niños, yo perdí dos hijos por las maras, ahora yo educo a estos niños para que puedan servirle a Dios y para que no formen parte de ellas, para evitar el dolor de que sus madres los vean presos o de verlos muertos», agrego Doña Gloria.

Foto: Kevin Barahona

World Vision Honduras es una organización cristiana de desarrollo, promoción de justicia y atención a emergencias, dedicada a trabajar con los niños, familias y comunidades para superar la pobreza y la injusticia sin distinción de religión, raza, etnia o género, esta organización es quien les proporciona los materiales didácticos a todos estos infantes.

A todos se les ayuda con las tareas de la escuela, se les explica cómo deben trabajar, también Gloria pasa pendiente del rendimiento de cada uno de sus hijos de otra madre, a los más pequeños les muestra sobre cómo deben tomar los lápices para cuando les toque ir al kínder, Dios prepara a sus hijos y los prepara muy bien en todas las áreas de la vida.

Foto: Kevin Barahona

Las edades de los niños rondan 2 a 16 años, necesitan merienda y materiales como papel construcción, lápices, ropa, zapatos, mochilas y todo lo que pueda ser útil para ayudar a este grupo de infantes, llama al número 8904-9724 para llevar lo que tu corazón desee, o puedes encontrarlos, el día viernes a las 5 de la tarde frente a funeraria Jerusalén, cerca del Hospital Escuela.

Para toda la juventud se les aconseja que estudien y que busque los caminos del señor, los malos caminos no dejan nada bueno, solo tristeza y llanto, evita ver sufrir a tus padres, ellos solo quieren lo mejor para sus hijos, piensa en las consecuencias que puede traer las malas decisiones, debemos invertir nuestra vida en lo que realmente vale la pena mientras tenemos salud y fuerzas.