Precisamos de una Comisión Interinstitucional de Combate al Contrabando y Comercio en el país

En Honduras el comercio ilícito genera graves problemas al Estado; los recursos que se dejan de percibir debido a la evasión fiscal, podrían ser destinados a sectores claves como salud, educación y para otro tipo de actividades que pueden beneficiar a la sociedad hondureña.

Según el Foro Económico Mundial, colectivamente, el valor del comercio ilícito y las actividades delictivas transnacionales se estima entre 8% y 15% del PIB mundial. No son solo los artículos de lujo los que se falsifican o contrabandean y se venden ilegalmente. Los medicamentos, cosméticos, juguetes, electrónicos y cigarrillos se pueden encontrar ampliamente en el mercado negro.

Según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, el crimen organizado transnacional es un negocio de USD 870 mil millones al año. Los delincuentes se sienten cada vez más atraídos por las altas ganancias y los riesgos mínimos asociados con el tráfico de cigarrillos ilegales.

“El establecer una Comisión Interinstitucional de Combate al Contrabando y Comercio Ilícito es fundamental para el país, ya que permitirá acciones coordinadas entre los diferentes actores tanto públicos como privados para combatir este flagelo”, comentó Fernando García, Director Ejecutivo de Asociación Nacional de Industriales de Honduras (ANDI).

Actualmente, la comisión depende de la extinta DEI y por eso es fundamental identificar bajo qué institución del Estado va a depender con una reforma que se requiere en el Congreso Nacional y la institucionalidad del gobierno.

“La Comisión Interinstitucional de Combate al Contrabando y Comercio inició desde la Ley de fortalecimiento en 2017, se está solicitando y se va a presentar a presidencia para tener unos cambios en la ley…”, relató Juan José Vides.

Con la entrada en vigencia del Artículo 31 del Decreto 17-2010 se institucionalizó la Comisión Interinstitucional de Combate al Comercio Ilícito que es una iniciativa positiva del Congreso Nacional y del Gobierno, sin embargo, no ha podido fructificar en vista de que no ha tenido la operatividad que se requiere.

“El trabajo conjunto entre instituciones públicas y privadas para el combate al comercio ilícito y el contrabando puede generar resultados positivos como lo hemos visto en Guatemala, donde una comisión similar logró desmantelar una red conocida como ‘La línea’ que estaba llevando a cabo grandes procesos de contrabando, evasión fiscal y comercio ilícito”, declaró García.

Es por eso que, es fundamental trabajar en la reforma del artículo antes mencionado, para la reestructuración de la comisión, de tal manera que pueda tener una institucionalidad permanente que permita reuniones continuas entre sector privado, fuerzas de seguridad pública, instituciones de gobierno, así como, el Ministerio Público y de esta manera poder identificar cuáles son los primeros y principales problemas que genera el contrabando y poder combatirlo de una manera eficiente y eficaz.

Las pérdidas del contrabando afectan en el tema de competencia desleal y falsa, impulsa y multiplica los ilícitos, esa desproporción en los precios del mercado provoca un desbalance de la economía nacional. «Si hacemos acciones aisladas, tendremos resultados aislados, y el combate al contrabando debe ser de una manera integral, entre instituciones y aliados estratégicos que puedan converger en las operaciones de comercio exterior, unión aduanera, esto nos generará una cultura de legalidad y transparencia», concluyó Juan José Vides.