Carlos Bustillo y David Enamorado; los «catrachos» que destacan en Argentina por sus innovaciones en tecnología aeroespacial

Carlos Bustillo (Izquierda) y David Enamorado (Derecha).

David Bustillo y David Enamorados son dos hondureños que actualmente residen en Argentina, hace cinco años llegaron al país que es amante del tango, pero no llegaron para aprender a bailar, sino para estudiar y trabajar en la nación del sol naciente.

Curiosamente, ambos tienen el mismo tiempo de vivir en Argentina, pero fue hasta cuando comenzaron a trabajar en el proyecto que se dieron cuenta de que eran hondureños. «El mundo es un pañuelo, como dicen aquí en Argentina, y los dos nos quedamos asombrados cuando nos dimos cuenta de que éramos de Honduras», manifiesta con alegría David.

Imagen: Giskard

Carlos vive en la ciudad de Mendoza, mientras que David se encuentra en la capital del país, Buenos Aires, estudiando ingeniería mecatrónica. Los catrachos se dieron a conocer por ganar un concurso de tecnología aeroespacial en Perú con su proyecto denominado Giskard, el cual consiste en la creación de satélites prefabricados con el fin de economizar los costos de producción para todos los países interesados en tener uno, beneficiándose más que todo, los países en vías de desarrollo.

Los CubeSats son satélites en forma de cubo, de pequeño diámetro, ideal para aquellos que buscan un satélite meteorológico, pero si desean uno para ser usado como telescopio y ver el espacio exterior, estos tienen la facilidad de unirse entre sí, como si fueran bloques de Lego, según los catrachos.

Imagen representativa. Fuente: Virginia Cubesat Constellation

¿Cómo fue el inicio del proyecto para presentarse a la competencia aeroespacial realizada en Perú?

David Enamorado: «El simple hecho de hacer un proyecto en Argentina, de hondureños trabajando, para mí fue una locura».

Carlos Bustillo: «En el grupo hay gente en Perú, nosotros estamos en Argentina, pero somos hondureños, hay un argentino también, entonces es como multicultural el equipo».

¿Ustedes son fanáticos de la tecnología aeroespacial?

Carlos Bustillo: «En mi caso sí, soy un entusiasta en eso. Este año he estado participando en hackathon de tecnología espacial, justo a inicios de año participé el en el NASA Space App Challenge, mi equipo ganó aquí en Mendoza el primer lugar, ahora estamos participando en la ronda final. Hace un mes participé en un hackathon de astro turismo, está relacionado con la tecnología. Y me interesa mucho, aparte que eso es lo que estudio; siempre me ha gustado eso».

David Enamorado: «Yo soy entusiasta para resolver problemas, con eso el tema de los hackathones, toda la vida me ha gustado el hecho de resolver cosas, así que plantear una problemática sobre la mesa y darle solución, me encanta».

Imagen: Giskard

¿De dónde proviene el nombre Giskard para el proyecto?

David Enamorado: «Jajaja, el nombre del proyecto fui yo que estuve molestando con eso. El nombre se resume en que es un personaje de Isaac Asimov de uno de sus libros que trata de robots, ese robot se encarga de ayudar y preservar a la humanidad, es, por decirlo así, un personaje muy importante en esta saga de libros, de hecho, nuestro equipo se llama Asimov», -concluye con risas-.

¿Cómo hemos llegado hasta la era de los nanosatélites?

Carlos Bustillo: «Los satélites han ido evolucionando, así como las computadoras, antes abarcaban todo un cuarto y ahora las tenemos en nuestras mochilas, lo mismo ocurre con los satélites. Hoy en día se trabaja con un estándar que se llama CubeSats. El proyecto se plantea, ¿Por qué solo meter un satélite en un cohete, cuando puedes meter más? Al hacer eso, permite que varios científicos puedan mandar sus CubeSats en ese mismo cohete y el costo de la nave se liquida entre todos los presentes, o sea, amortiza los costos».

¿Cómo visualizan su proyecto a futuro?

David Enamorado: «Yo siempre planteo que el futuro es incierto. Lo cierto es que, a corta fecha, el proyecto tiene que pasar por el plano internacional y sería bueno contar con el apoyo de una organización gubernamental».

Simulación de posibles utilizaciones para los módulos. Imagen: Giskard

¿Creen que Honduras algún día pueda ser pionero en la creación de satélites?

David Enamorado: «Sería un sueño. O sea, no me caben las palabras de la felicidad si eso llega a pasar. Lastimosamente para llegar ahí tenemos que invertir mucho, no solamente en infraestructura espacial, sino también en las bases, o sea, en la educación. Por ejemplo, pensá en la gran cantidad de ingenieros que necesitas para el desarrollo y construcción de lo que son los satélites en sí. Tenemos que sentar las bases primero».

David Enamorado trabaja en una plataforma asociativa PyME de compras más grande de LATAM. Por otra parte, dice que cuando no está sumido en retos técnicos, le gusta poder aportar un granito de arena a la comunidad, ya sea siendo tutor, realizando voluntariado o formando parte activa de la comunidad del Trastorno del Espectro Autista (TEA).

Por su parte, Carlos Bustillo participa en el Open Source, Software Libre y Python de Latinoamérica. Y considera que «el intercambiar conocimiento nos hace crecer y mejorar como personas cada día». Además, se dedica al Procesamiento de Imágenes e Inteligencia Artificial, es un entusiasta de la tecnología espacial. «Me despido, como todo salesiano, diciendo AD ASTRA», finalizó.

Puedes enterarte más del proyecto a través de su página web, https://giskard.space/