Comenzó como un regalo para la abuela, ahora son las macetas personalizadas «Chine Sister»

Andrea y Alessandra Reyes de tan solo once y nueve años de edad, son dos hermanas que han creado su propia empresa de macetas; aunque poseen personalidades diferentes, han sabido complementarse para crear bellas obras de arte y fundar su propia empresa que lleva por nombre «Chine Sister».

Todo comenzó en una fecha muy importante para ellas y para la familia. Se acercaba el cumpleaños de la abuela, la persona que pasa al cuidado de ellas, pero por cuestiones de la pandemia ella salió de viaje al extranjero y no pudo regresar para pasar su cumpleaños junto a ellas, entonces pensaron regalarle algo que combinara el amor de la abuela por las plantas y el reciclaje, decidieron regalarle una maceta.

¿Cómo empezó el negocio?

Comenzó como un regalo para nuestra abuela, el hecho de no poder verla por la pandemia, terminó siendo un gran regalo, como a ella le encanta el reciclaje y las plantas, entonces dijimos, podemos darle toda esa bendición a la familia.

¿Pensaban que en algún momento se convertiría en un negocio?

«Estábamos en pandemia, teníamos que hacer algo para la abuela y a ellas les gustó el regalo que hicieron. Luego pensé, podemos hacer un negocio, ustedes pueden ser las propietarias y le empezamos a vender la idea mi esposo, ellas dijeron que sí muy emocionadas porque iban a decorar muchas maceteras» manifestó la madre.

¿Quiénes fueron sus primeros clientes?

Ellas empezaron a ofrecerle a la familia, hicieron una presentación en PowerPoint, Alessandra que es la gerente de publicidad diseñó un anuncio de publicidad a la familia, eso les gustó y empezaron apoyar, también empezaron a referenciar con sus amistades.

El proyecto ha sido de mucha bendición para la familia al igual que el nacimiento de las pequeñas artistas. La empresa posee una estructura organizacional bien conformada en diferentes áreas, en la parte administrativa está la madre y el padre de las niñas es el encargado de manejar el dinero, la abuela proporciona material de trabajo, en la parte creativa y artística están Andrea y Alessandra que pueden crear y complacer los gustos del cliente.

¿Cómo es la relación personal entre hermanas?

Andrea que es la mayor es muy ordenada, igual lo hace con sus trabajos de la escuela, por su parte, Alessandra es más espontánea, tiende hacer la más explosiva, esa diferencia de carácter las ayuda a complementarse.

Saber llevar de la mano los estudios con el trabajo no es tarea fácil, pero ellas han sabido dividir el tiempo, en toda la semana están comprometidas con el estudio, es por ello que en la escuela sacan buenas notas, en los tiempos libres y fines de semana los aprovechan para dedicarlo al negocio. Ellas sueñan con ser unas damas destacadas en el arte culinario y en lo fotográfico.

¿Qué les gustaría ser de grande?

Andrea: A mí me gusta cocinar hacer postres, de grande me gustaría ser chef.

Alessandra: Me gustaría ser fotógrafa porque en el cumpleaños de mi abuela mi mamá quería fotos, yo miré que me gustó captar esos momentos y también me gusta editar.

¿Dónde pueden comprar sus productos, cuál es el precio de las macetas?

Tenemos nuestro número de WhatsApp 9991-8934, pueden escribirnos; nuestras redes sociales  y también nuestros familiares nos ayudan, ya tenemos los catálogos de los productos. En cuanto a los precios pueden variar dependiendo lo que el cliente pida, la macetera de precio estándar es de 75 lempiras, pero si el cliente la quiere personalizada lleva más trabajo y por eso aumenta el precio a unos 100 lempiras, se hacen envíos a todo el país.

¿Qué les dirían a las personas que quieren tener su negocio?

Si tienen algo que les gustan pueden cumplirlo, aunque surjan dificultades siempre se puede lograr, con el poder que tienen los amigos y familia pueden lograrlo, puntualizó la hermana menor, Alessandra.

Un obsequio con un valor sentimental puede crear esta empresa, que cumple con un rol muy importante en lo social, como en lo ambiental, reciclando ayuda a evitar un daño al medio ambiente. Por otra parte tenemos que admirar la visión que tienen estás pequeñas y su familia, bonito ejemplo de cómo perseverar y mantener sus estudios de la mano.