El arte cambió la vida de José Lagos y le ha dado esperanza junto a su madre

Foto: Anna Ramos

José David Sierra Lagos de 21 años de edad, es un joven artista, diseñador y emprendedor, que nació en la ciudad de Tegucigalpa; es una persona de la cual se podría crear un libro de historias grises y tristes. A la edad de 13 años perdió a su padre y un año después perdió a su abuela materna.

Para hacer más difícil el proceso de recuperación emocional, meses después su madre fue despedida de su trabajo y por cuestiones económicas tuvieron que sacarlo del colegio. Buscó la forma de salir de ese abismo de sucesos dolorosos, y ahora es un destacado hondureño de los pinceles y la pintura.

Foto: Anna Ramos

¿Cuándo empezó la pasión por la pintura?

Desde muy pequeño me gustó hacer manualidades, en la escuela siempre me destaqué en el área del arte, en las ferias yo creaba los murales de la escuela, pero lo había dejado de hacer. Recientemente retomé el arte y fue cuando matriculé una clase optativa de dibujo en la universidad, ahí me empezó a gustar de nuevo, el licenciado siempre pedía un dibujo cada vez más difícil, él vio que había talento en mí y quería que lo desarrollara aún más.

¿Qué lo inspira y qué tipo de técnica utiliza al momento de pintar?

Mi inspiración viene de la naturaleza, el cielo; existe una famosa frase que dice «El único límite es el cielo», siempre trato de estar afuera de mi casa cuando voy a pintar, en la naturaleza todo surge mejor. Siempre que voy a pintar me pongo a orar, soy una persona que cree en Dios, le pido que sea Él guiando mis manos para crear algo bonito. Por ahora manejo una técnica mixta, utilizo varios tipos de pintura me gusta que vayan coloridas, de momento es la única que utilizo, pero seguiré aprendiendo más técnicas.

Foto: Anna Ramos

David tuvo que pasar por un proceso difícil junto a su madre, estaban financieramente mal, su procreadora no encontraba trabajo. Un día mientras estaba en casa, se le vino en mente una gran idea, conocía el talento que tenía su madre en la cocina, es de las mejores haciendo tamalitos de frijoles, él le propuso a su madre que, podía ir a venderlos a la escuela. Gracias a esa idea pudo conseguir 1,500 lempiras todos los viernes, y le servían para pagar sus estudios. Su progenitora ha cumplido con el rol de ser madre y padre a la vez, ha estado en los peores y mejores momentos con él.

¿Qué representa su mamá?

Ella significa todo para mí, mi mamá es una persona fenomenal, extraordinaria, siempre ha estado apoyándome. Es como un bastón para mí y yo también lo soy para ella, solo vivimos los dos somos el uno para el otro, es una mujer que admiro bastante.

En el año 2019 David empezó a sentirse mal de salud, constantemente iba al baño, a tal punto que en cada evacuación lo expulsaba era sangre, eso le preocupo y decidió comentarle a su mamá, inmediatamente disidieron actuar y llevarlo a centros asistenciales, pero no le daban un diagnóstico exacto de lo que estaba padeciendo.

¿En qué momento se da cuenta de que estaba enfermo y que podía padecer de cáncer?

Me llevaron a diferentes médicos, me revisaban, pero solo me recetaban medicamentos y eso me enojaba mucho El último médico que me revisó, nos dio una sorpresa, tenían que hacerme un examen cuyo valor era mayor a 15,00 lempiras, era el primer paciente joven en hacerme ese tratamiento, el problema estaba en el sistema digestivo, tenía alrededor de 16 úlceras y me dijeron que si no me ponía en tratamiento a tiempo se convertirían en cáncer, gracias a Dios estoy bien, ya llevo un año de tratamiento.

Foto: Anna Ramos

¿Qué pintor admira?

Me he hecho amigo de Santos Arzú Quioto, lo conocí por redes sociales pensé que iba a actuar diferente o que me iba a ignorar, a veces juzgamos con lo que vemos, pero Santos fue totalmente diferente, en comparación a otros pintores, con él desde el momento hicimos clic, ha estado apoyándome y dándome consejos.

¿Qué efecto positivo tuvo el arte para afrontar la etapa de la enfermedad?

Como dice una canción «Y sé que al final todo será mejor de lo que vendrá y todo es parte de un propósito». Dios permitió que pasara por ese momento de enfermedad. Mi propósito de vida es inspirar por medio del arte, llegar a las personas para transmitir buenas vibras, vivimos en un mundo con falta de amor y alegría, yo a través de mis pinturas pretendo llevar todo eso con el arte.

David Lagos además de pintar le gusta diseñar, es por ello que está lanzando su marca de ropa Arte Lenca y Cultural, destacando la cultura de nuestro país; él junto a su tía para este 2021 abrirán su tienda online. Lagos es una persona llena de sueños y color, ha pasado por momentos oscuros, pero siempre encuentra la manera de ver colorido el mundo.

Foto: Anna Ramos

¿Qué proyectos tiene a futuro?

Ya voy a estar en una escuela de arte en este 2021 y pronto participaré en una exposición virtual de una galería de Milán Italia, primero Dios las cosas se vayan dando, quiero seguir pintando y terminar mi carrera universitaria este año también y seguir ayudando a las personas.

¿Cómo se ve en un plazo de 5 años?

Me veo desempeñándome en lo que me gusta, triunfando siempre tengo que creer en lo que un futuro voy a hacer, un joven que pondrá el nombre de Honduras en alto haciendo orgullosa a mi gente y a mi familia, siendo un joven emprendedor y que traerá noticias buenas para el país.

¿Dónde pueden comprar sus cuadros y ropa?

Mis obras de arte las pueden encontrar en Lakesarthn o pueden contactarme a mi número de teléfono 8740-5023.

Foto: Anna Ramos

“Todos podemos darle color a los días más oscuros”


LAS RAPIDITAS DE RADIOHOUSE