Las fronteras más curiosas que dividen ciertos países alrededor del mundo

Foto: Peru.com

Los límites territoriales a lo largo de la historia, han sido un habitual conflicto, generando disputas diplomáticas y guerras por doquier. También han provocado que, muchas personas queden resguardando esa línea fronteriza. Para resguardar el paso a su país, existen fronteras creadas por la mano del hombre y también aquellas que se han creado por la naturaleza, estas divisiones son muy curiosas e interesantes, porque están separadas por un accidente geográfico, como ríos, valles, montañas.

De igual manera, se comprende que una frontera es una línea convencional que marca el confín de un Estado, por ello diferentes países acuerdan hasta donde llegan sus respectivos límites; al pasar dicho límite se ingresa en el territorio del país vecino. Por lo tanto la frontera marca una soberanía. A continuación, te mencionamos parte de esas fronteras que nos parecen muy curiosas e interesantes.

Foto: Casas Increibles

La Triple Frontera que divide a Paraguay, Brasil y Argentina.

Es el punto donde los ríos Iguazú y Paraná convergen, esta separación de territorios en forma de “T” es conocida porque conecta tres naciones de Sur América. Las ciudades de cada país están ubicadas al Este es la ciudad fronteriza paraguaya, y se conecta con su vecina Foz do Iguaçu, en Brasil, a través del Puente de la Amistad. A su vez, Foz se vincula con la argentina Puerto Iguazú, al otro lado del río homónimo, por el Puente de la Fraternidad. De igual manera estas tres ciudades ven circular entre ellas personas, bienes y significados cuya dirección, intensidad y sentido varían según las épocas, las estaciones, los cambios de moneda, los regímenes aduaneros, las políticas comerciales de los países que convergen en ellas.

La frontera que cambia cada seis meses.

Existe un islote llamado Isla de los «Faisanes» que entre febrero y julio de cada año es parte del territorio español, los restantes 6 meses pasa a jurisdicción francesa. Se trata de un condominio situado sobre el río Bidasoa, que establece la frontera entre Irún (España) y Hendaya (Francia). Es un pequeño territorio (no alcanza los 7000 metros cuadrados) y no está habitado. Pero aquí se firmó el tratado de Paz de los Pirineos de 1659 y allí reside su importancia histórica, tanta como para que dos países ejerzan una soberanía compartida.

Foto: Zarateman

La mesa triangular con tres bancos

Existe una intercepción en Europa donde convergen tres países, para señalizar el lugar de cada uno, tuvieron la genial idea de construir una mesa triangular con tres bancos, donde las personas se pueden sentar y pasar un buen momento descansando o comiendo. Pese a la proximidad de estar en naciones diferentes. Y es que, dando apenas unos pasos o cambiando de asiento puedes estar en Rajka (Hungría), Bratislava (Eslovaquia) o Gemeinde Deutsch Jahrndorf (Austria).

La cordillera del Himalaya

También podemos mencionar a una de las fronteras más conocidas y peligrosas, por el desafío que implica escalarla, estamos hablando del Monte Everest, la montaña más elevada del planeta, no pertenece a un solo país, la cordillera del Himalaya marca el límite entre China y Nepal. Es así que, a 8.848 metros, justo por su cima, pasa la frontera entre estos países asiáticos.

Foto: La Voz Del Muro

Por último y no menos importante entre Canadá y EE. UU. Existe la biblioteca Libre y Ópera Haskell (Haskell Free Library and Opera House), está situada justo en el límite, se logra distinguir la división por una pequeña línea negra que corre a lo largo del suelo. Este lugar se eligió de forma intencional a comienzos del siglo pasado, con la intención de destacar la unión cultural entre las dos naciones, aunque de un lado se hable y se escriba en francés y del otro en inglés y rijan las leyes de cada estado.