Marcela Arias: La hondureña que estudiará Políticas Públicas en la Universidad de Oxford

Foto: Fabio Idiáquez

Últimamente muchos hondureños han estado robándose las portadas de los medios por sus logros nacionales e internacionales. Hoy tenemos a una mujer que recientemente fue aceptada en la Universidad de Oxford, donde cursará su maestría, es también la primera mujer hondureña en ser aceptada en dicha institución. Con mucho orgullo les presentamos a Marcela María Arias Moncada.

Marcela, quién recibiera su título de Bachiller en Ciencias y Letras de La Estancia School y subsecuentemente decidiera cursar la carrera de derecho en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), egresó en 2019 recibiendo el título de abogada con la distinción “Cum Laude”.

Tras saber que Marcela fue aceptada en Oxford decidimos contactarla y ponernos de acuerdo para platicar. Afortunadamente para nosotros, ella aceptó nuestra invitación para contarnos más sobre su reciente éxito.

Foto: Fabio Idiáquez

¿Cómo llegaste a ser aceptada por University of Oxford?

“Ha sido un proceso largo, creo que empecé a aplicar desde mediados del año pasado, pero he estado interesada desde inicios del 2020. Desde entonces, empecé a investigar qué era lo que se necesitaba para aplicar”, nos contó.

Ella también explicó que le pidieron un ensayo hablando de su compromiso público, un ensayo académico sobre un tema de interés colectivo, además de otras formalidades como el historial académico y cartas de recomendación.

¿Consideraste otras universidades antes de decidirte por Oxford?

“Consideré otras universidades. De hecho, también apliqué a LSE (La Escuela de Economía y Ciencia Política de Londres) y recibí una oferta, pero me decidí por Oxford. Por cierto, tengo que enviar un correo a Londres para avisarles que no podré aceptar”, dijo Marcela entre risas.

Foto: Fabio Idiáquez

Esto solo confirma el alto grado de capacidad que tiene Marcela, no cualquiera se da el lujo de rechazar LSE. También mencionó tener interés en asistir a Cambridge, pero ella tenía muy clara su meta de ingresar a Oxford.

La joven abogada mencionó que tiene presupuestado empezar clases en la segunda semana de septiembre de manera presencial, hasta el momento. “Es algo que va cambiando con el tiempo, pero por ahora todo sigue de manera presencial. Además, para esa época espero que la situación vaya a estar mucho más controlada».

¿Qué te llevó a buscar una maestría en políticas públicas?

“Principalmente por mi interés de ser una servidora pública, es lo único le da sentido a mi vida. Poder dedicarme en ayudar a mi país en lo que pueda. Luego me interesé en que mis estudios fueran en la mejor universidad del mundo, si tanto es mi interés en ser servidora pública tengo que prepararme de la mejor manera”.

Arias también consideró especializarse en Política Criminal e Intervención Social y Evaluación de Políticas Públicas, aunque asegura que, de alguna manera, todas están relacionadas.

“Todas encierran un poco de dónde vienen mis motivaciones y cuáles son mis intereses de cambio en el país y Centroamérica. Tengo bastante proyecto pensado en función de toda la región centroamericana, no solo en Honduras porque creo que tienen mucho en común”.

Foto: Fabio Idiáquez

¿Qué es lo que más te emociona y aterra de poder vivir en Inglaterra por un tiempo?

“Por vivir en Inglaterra solo tengo emociones, no tengo ningún temor de vivir en un país extranjero porque creo que estoy bastante preparada para hacerlo y me emociona poder compartir con otras personas, otras culturas”.

Marcela también nos comentó con mucha emoción que le intriga todo lo que tiene que ver con gastronomía, ya que, la comida es algo que le encanta. Además, viajar y conocer los lugares más emblemáticos del país es otra razón por la que está ansiosa. Mencionó que lo que le podría afectar es estar alejada de su familia por un tiempo, pero nada más.

Después de culminar tus estudios en el extranjero, ¿qué proyectos tienes en mente para más adelante?

“Me interesaría reunir un equipo de investigadores interesados en provocar cambios políticos y sociales. No dedicarnos solamente al trabajo de oficina, sino que también vayamos  al campo, conocer a la gente y poder impulsar iniciativas colectivas. Construir conocimiento útil para la realidad concreta hondureña es la meta.”, además explicó que sería a un plazo de cinco años.

El tema de Empresas y Derechos Humanos es uno que Marcela confiesa que le ha gustado mucho y en el cual ella quisiera adentrarse más en un aspecto transversal que sería la cuestión de género, de cómo la actividad empresarial se relaciona con los derechos humanos y como afecta en la vida de las mujeres.

Foto: Fabio Idiáquez

Actualmente, ¿a qué te dedicas?

“Ahora estoy como Oficial de Derechos humanos en el Alto Comisionado de las Naciones Unidas, mejor conocido acá como OACNUDH (Oficina de Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras). Ahí estoy trabajando los temas de Derecho Económico, Sociales y Culturales, estoy como el punto focal de género para la unidad”.

También ha trabajado el tema de migración además de los derechos laborales de las mujeres trabajadoras de maquilas y domésticas remuneradas. Paralelo a todo esto, también escribe para algunas revistas; más que todo la revista Envío.

Como mujer que siempre se ha manifestado en palabra y acciones a favor del feminismo, ¿qué sentimiento te provoca ser la primera hondureña en ser aceptada por tan prestigiosa universidad?

“Siento que el ser la primera mujer hondureña en ser aceptada en la Maestría de Políticas Públicas de Oxford no es un logro individual. Siento que es representativo de las luchas de mujeres porque creo que es un resultado de lo que he aprendido y logrado junto al Movimiento Feminista y las mujeres como mi mamá y mi abuela materna. Esto solo es posible, gracias por el esfuerzo de generaciones pasadas y sigue siendo así por esfuerzos colectivos. Es un logro de todas, no siento que me tengan que dar una medalla porque de ser así todas las feministas de Honduras merecerían una”.

El haber hecho pública su aceptación le da mucha alegría, ya que, por esto, se dio cuenta de otras dos mujeres hondureñas en el extranjero que han sido aceptadas por otras universidades para sacar sus segundas maestrías en Inglaterra y la otra en Estados Unidos respectivamente. Esto le confirma esa sensación de que es un esfuerzo colectivo y le hace muy feliz.

Para terminar, ¿qué mensaje le das a los jóvenes que aún cursan la carrera de derecho en Honduras?

“Lo primero que se me viene a la mente es decirles que no se conformen con lo que les enseñan, no es suficiente. No lo digo por los maestros, aunque sí aplica para algunos, lo digo porque el 95% de las cosas que se aprenden en este país son en la calle y en las luchas que se ven a diario. Siento que entiendo más una cátedra si soy capaz de comprender a esa señora que ha trabajado durante años vendiendo comida en algún puesto”.

Fotos: Fabio Idiáquez

Asegura que se aprende mucho más de esta manera que en alguna clase magistral de algún catedrático importante, que ahí radica el verdadero valor del aprendizaje.

Marcela Arias, que está próxima a cumplir 25 años, es una muestra de lo que se puede llegar a alcanzar con mucho esfuerzo, pero sin duda su cualidad más importante es la empatía y conciencia social; algo que podemos decir que desde una muy temprana edad le caracterizaba.

Marcela es orgullo catracho y esperamos verla en el futuro liderando todos los proyectos que ella se proponga y ser un símbolo de esperanza para todas las mujeres hondureñas y la población en general.