Rodrigo Amador; el filántropo hondureño que está dejando una huella en los jóvenes

La juventud hondureña sigue resaltando valores y acciones que suman a la sociedad del país. Rodrigo Amador es uno de esos hondureños que ha realizado una noble labor para poder brindar su granito de arena a toda la juventud que en estos momentos lo necesita.

A sus 26 años, es pasante de la carrera de ingeniería mecánica en UNAH-VS, y ha destacado a nivel nacional por diferentes obras caritativas y también por interesarse en la educación de jóvenes que no tienen acceso a diferentes herramientas educativas.

¿Cómo y cuándo nace ese deseo por querer ayudar a la juventud de Honduras?

“Cada emprendimiento social nació de una manera distinta y es difícil mencionar un evento específico que haya provocado todo, creo que tu pasión vos la vas descubriendo a medida participas y te involucras en distintos círculos. Si vos ponés atención a las necesidades de las personas que te rodean y tenés habilidades o posibilidades para ayudar de forma genuina así empezás a descubrir lo que te entusiasma”, contó a Rodrigo Amador a RadioHouse.

En diferentes etapas, Rodrigo ha coordinado junto a amigos y personas cercanas varias actividades; desde vestirse como payaso en una sala de un hospital o haciendo manualidades con niños, y también brindando charlas a diferentes grupos de jóvenes.

Actualmente, por el tema de la pandemia no pueden visitar a los infantes en los centros médicos, es por eso, que junto a su grupo de amigos y varios voluntarios siguen llevando alegría con las diferentes donaciones de víveres y juguetes.

Eso no es todo, este joven catracho brinda charlas que tienen como tema principal la ciencia. “Busco motivar a los chavitos a que vean con interés el mundo de la tecnología y la ciencia, pero no solo como espectadores sino como creadores. Honduras no solamente usa la tecnología, también puede proponer innovaciones y para eso hay que empezar a motivar a los adolescentes”, recalcó Amador.

Su proyecto más ambicioso lleva por nombre “Funmath”, una aplicación educativa para enseñar matemáticas a niños de primaria. Amador sueña con poner a disposición de las escuelas públicas esta app, para ayudar a los niños con ejemplos guiados, mensajes de ánimo, interfaces y personajes divertidos.

“Con esta aplicación busco mejorar la forma en que los niños aprenden y también darles una herramienta a los niños de las escuelas públicas, una herramienta que no poseen aún. Es cierto que hay muchas apps para practicar «mates», pero ninguna está creada a la medida del niño hondureño. Eso la diferencia”, recalcó

Actualmente, lleva 2 años luchando con este proyecto. Pero espera muy pronto obtener más ayuda de diferentes personas, para que, cada niño de Honduras la pueda usar pronto y así mejore sus calificaciones y sobre todo su nivel de aprendizaje.

A su corta edad Amador se ha convertido un hondureño ejemplar, y es por eso que ha logrado recibir varios galardones. “Sí, empecé haciéndolo todo solo, pero no lograría lo que ahora he logrado si no fuera por mi grupo de apoyo”, comentó.

En el 2019 la fundación OSOVI lo nomino al premio Quetglas por su trayectoria haciendo labor social, llegando a ser uno de los 3 finalistas y reconociendo su trabajo en la ceremonia de entrega de premios. Recientemente, la Cámara Junior Internacional lo reconoció como uno de los «10 jóvenes más sobresalientes de Honduras», con su premio TOYP en la categoría «contribución a la niñez».

“Me siento feliz, me siento motivado, me siento inspirado porque yo soy un joven de barrio marginal, sin recursos y sin apellidos importantes, pero recibir estos reconocimientos significa que todos los chavos de mi sector tienen las mismas oportunidades que yo y reconocen nuestra labor”.

Amador contó que en un futuro le gustaría convertirse en el referente de la innovación en el país, asimismo, sueña con que, cuando hablen de la modernización de mejoras, él sea uno de los referentes por todo el apoyo que está brindado y seguirá realizando.

¿Qué mensaje te gustaría enviar a la sociedad hondureña?

“Es posible que hace 5 años deseabas con todas tus fuerzas ser algo que ahora ni recordás. ¿Es posible que ahora desees ser algo que tal vez más adelante no te entusiasme como ahora y sabes qué? Está bien. La vida es una constante búsqueda de propósitos y mientras avanzamos nuestras metas, ideales y sueños pueden cambia”.

Culminó diciendo: “pero siempre, absolutamente siempre, habrá algo que podás hacer para sobresalir. Siempre habrá algo que podás hacer para ayudar y hacer mejor la vida de alguien. No podemos medir nuestro éxito basado en el éxito de otro, cada quien es diferente y cada quien puede impactar el mundo de una manera distinta”