Sección

Reciente

Entretenimiento Notas

“¡¿Cuál Navidad ni qué ocho cuartos?!” – EXPLICACIÓN

¿Qué tal la pasaron el 25 de diciembre?

Me imagino que estuvieron acompañados de sus seres queridos, se dieron el abrazo más sincero del año, comieron y muchas cosas más, o sea que la pasaron bien.

¡Ojo! No estoy hablando de forma sarcástica ni nada por el estilo, en realidad a mí me gusta la Navidad, no soy un “Grinch”, pero seamos realistas, hay personas a las que no, tanto así que en estas fechas escuché una misma frase en dos ocasiones.

“¡¿Cuál Navidad ni qué ocho cuartos?!”

Bueno, ese asunto de si les gustan o no estas fechas festivas es un tema separado, aquí lo importante es preguntarnos… ¿Por qué decimos eso de “…ni qué ocho cuartos”?

¿Cuál es el origen de esta expresión? ¿Por qué son ocho cuartos y no seis o siete? ¿Por qué no es un quinto o un tercio?

Bueno, nos hemos puesto a investigar y hemos encontrado el origen de esa curiosa frase.

EXPLICACIÓN

Primero que todo debemos aclarar que no tiene nada que ver con los cuartos de las casas, o sea las habitaciones, sino que las palabras están relacionadas con el dinero.

La expresión surge en España, y se da en algún momento entre finales del Siglo XVIII (18) y principios del Siglo XIX (19). En aquel entonces gran parte de los alimentos básicos eran pagados con una moneda llamada “realillo”, la cuál equivalía a ocho cuartos de peseta.

Lo curioso en este caso es que preferían decirle ocho cuartos de peseta en lugar de decir dos pesetas, pues era equivalente. Se señala que lo hacían por costumbre, y como ya era común, se utilizaba con mayor facilidad ese lenguaje para el dinero.

La cosa es que casi todo lo básico costaba ocho cuartos, pero obviamente llegaron momentos difíciles donde los precios subieron y generaron el descontento de la población.

Por tal razón era muy común escuchar discusiones entre compradores y vendedores, en las cuales surgían frases como: “¡¿Qué 3 pesetas, ni qué ocho cuartos?!”, mostrando su desacuerdo con lo que estaba sucediendo.

La oración fue tomando fuerza y se extendió en todos los sentidos, incluso llegó a América Latina por la constante conexión entre España y sus Colonias; aún se mantiene viva, pero no necesariamente habla del asunto económico.

SIGNIFICADO DE LA FRASE EN LA ACTUALIDAD
Expresión utilizada para enfatizar un desacuerdo o desprecio por algo.