Entretenimiento Notas

“¡Váyanse al carajo!” – EXPLICACIÓN

Seguimos investigando más de nuestro lenguaje, señalando específicamente a esas frases que decimos y entendemos, pero cuyo origen desconocemos.

En esta ocasión hablaremos directamente de un insulto, o bueno, al menos es como se le considera en la actualidad, aunque en realidad su historia no es tan ofensiva, en cierto sentido.

Nos referimos a: “¡Váyanse al carajo!” o “¡Vete al carajo!”.

Si alguien nos llegara a decir eso en definitiva nos sentiríamos ofendidos, aunque claro, cada quién tiene una personalidad diferente; hay quienes eso les afectaría más que a otros, de eso no hay duda.

Pero bien, entremos en materia: ¿De dónde surge esa expresión?

EXPLICACIÓN

Según apuntan diferentes medios internacionales, esta frase tiene su origen en el ámbito marítimo, pues tiene que ver directamente con los grandes barcos.

La relación se da con el mástil más grande y la “canastilla” que estaba en él, donde regularmente un marinero se dedicaba a vigilar todo lo que sucedía alrededor de la embarcación. Incluso hemos visto eso en películas, y es el lugar donde esa persona grita: “¡Tierra a la vista!”.

Bueno, ese compartimiento tiene la forma de una canasta, pero no lleva ese nombre. En realidad se llama “Carajo”, y es aquí donde todo toma forma.

Carajo_
Foto de cocoricamos.com

El carajo de un barco era el lugar más incómodo para cualquier marinero debido al frío y al mareo que se solía sentir, esto tomando en cuenta que era el sitio más alto que podría encontrarse. Por tal razón, se acostumbraba mandar a un marinero a ese lugar como un tipo de castigo.

Así que si un miembro de la tripulación cometía alguna falta, el capitán le decía: “¡Vete al carajo!”, y al señalado no le quedaba de otra más que subir y cumplir con la tarea enmendada.

Con el paso del tiempo esa expresión literalmente salió de los mares, llegando a tierra firme y expandiéndose no solo en territorio, sino también en el tiempo, tanto así que aún se utiliza en diferentes países del mundo, pero con un sentido totalmente diferente, aunque con la misma idea de mostrar enojo con alguien que causó un disgusto.

Sabiendo esto, incluso se le da sentido a otras frases, como por ejemplo “Me importa un carajo”, haciendo referencia a la valentía que mostraba un marinero, pues no le importaba estar en esa parte del barco.


SIGNIFICADO DE LA FRASE EN LA ACTUALIDAD: Es muy similar a decir “Déjame en paz”, demostrando que una persona o varias causaron disgusto o incomodidad.

Sobre el autor

Neptali Valle

Redactor en radiohouse.hn y estudiante de Periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

/* ]]> */