El fútbol es un pulmón para «Tavito»

«Muchos dicen que la vida y el fútbol no tienen nada que ver… Desconozco cuánto sabrán estas personas sobre la vida, pero de algo si estoy seguro: de fútbol no saben nada», Anónimo.


Honduras es un país futbolero por excelencia, es por ello que frases como la anterior nos quedan como anillo al dedo, sobre todo cuando conocemos historias que sin duda alguna marcan un antes y un después en la vida de las personas, como es el caso de la familia Manzano en Tegucigalpa, quienes de la noche a la mañana conocieron la esencia viva de este deporte.

¿Se acuerdan de Gustavo (Tavito) Manzano?
Sí, aquel niño al que muchos le tenemos envidia porque visitó un entrenamiento del FC Barcelona en España, donde tuvo la oportunidad de conocer a casi todo el plantel, incluido un tal Leonel Messi.

Messi_Tavito_Radiohouse
Su madre, Nancy Moncada, le escribió más de cien correos a la Fundación del Barcelona para que este sueño se volviera una realidad.

“Tengo un hijo de 8 años, se llama Gustavo Manzano, en diciembre del 2014 le diagnosticaron cáncer, específicamente Leucemia”, así comenzó a comunicarse con Radiohouse su madre, Nancy Moncada, quien estaba interesada en dar a conocer la historia de su pequeño luchador.

«Tavito» conoció a Messi, a Iniesta, a Jordi Alba, en fin, cumplió el sueño de muchos, visitar el entrenamiento de un club que está haciendo época en el fútbol. Sin embargo la historia no termina en ese punto, es por ello que te invitamos a conocer un poco más sobre la vida de Gustavo, un niño que ama al fútbol de una manera incomparable.

GUASTAVO_RADIOHOUSE (125)

Parece increíble, pero cuando lo miras correr en el campo de la Villa Olímpica es como si nada hubiera pasado…

Actualmente forma parte de la Academia Nacional de Fútbol CONAPID, dirigida por Efraín “Fayito” Gutiérrez, donde le han abierto las puertas a este joven luchador. Lamentablemente para Gustavo sus padres trabajan, es por ello que el único día que puede ir a entrenar es el sábado, un momento donde tiene la oportunidad de respirar vida, de sentirse en las nubes y de celebrar un gol con sus amigos, sonriendo sin pensar en nada más que la bendita pelota.

Nancy Moncada, la madre de este cipote rigioso, ha sido el principal pilar de su alegría, ya que es quien lo ha apoyado en todo momento, nunca le ha soltado la mano y eso ha sido algo esencial en su recuperación.

¿En qué momento se enteran de que «Tavito» tiene cáncer?
«Fue exactamente el 23 de diciembre del 2014, un día antes de la Navidad, Gustavo para nosotros era un niño totalmente sano, pero en ese entonces le estaba dando muy seguido fiebre, así que decidimos ir al médico por que no era algo normal».

Sábado, 20 de diciembre del 2014
Gustavo había entrenado normalmente en la Villa Olímpica.
Domingo, 21 de diciembre del 2014
«Lo llevamos al médico, él lo miró bien físicamente, pero lo remitió a hacerle un hemograma pensando que era un dengue, y al ver los resultados miraron situaciones anormales en él, su hemoglobina y sus plaquetas andaban bajas y lo remitieron ese día a la emergencia del Seguro Social».
Lunes, 22 de diciembre del 2014
«Un médico nos informó que lo iban a mandar donde un especialista, exactamente donde una hematóloga».
Martes, 23 de diciembre del 2014
«Cuando llegamos al lugar nos encontramos con nuestra primera sorpresa, no era una clínica cualquiera, sino que era la sala de oncología pediátrica (…) Nadie nos había dicho que posiblemente sería un cáncer».

«Esas palabras no las voy a olvidar jamás: ‘Señora, su hijo tiene cáncer’. y ahí comenzamos el camino, esa lucha que por los momentos no ha terminado».

GUASTAVO_RADIOHOUSE (19)

Las madres son por excelencia sobreprotectoras, pero en el caso de Nancy la historia es un tanto diferente, ya que lo que busca es la felicidad de su hijo, es por ello que junto a su esposo tomaron la decisión de apoyarlo en la práctica de este hermoso deporte.

«Cuando a él lo internan una de las primeras cosas que nos preguntó es si iba a poder seguir jugando fútbol, y se lo prometí, yo le dije que sí (…) Pasaron casi tres semanas desde que lo dieron de alta y lo hablamos con mi esposo; luego hablamos con la doctora y ella nos dijo que no era recomendable, esto porque el fútbol tiene riesgos; quizá un mal golpe, una caída o algo por el estilo para él podría ser mal».

Un momento incómodo y crucial para esta familia, lo más recomendable desde el punto de vista médico es no jugar fútbol, pero ellos estaban conscientes de que eso era apagar una luz de alegría en la vida de «Tavito», es por ello que posiblemente tomaron la mejor decisión.

«Yo voy a confiar en Dios, y si a él le gusta eso (el fútbol) yo quiero que él siga llevando una vida normal, porque eso le va a ayudar», afirmó su madre.

Es así como Gustavo aún sigue jugando a la pelota, sigue disfrutando de esta pasión, y así será por muchos años; un niño que crece en el verde césped acompañado de sus amigos, aprendiendo del deporte más bello del mundo y disfrutando de la vida.

GUASTAVO_RADIOHOUSE (108)
Con su equipo ha tenido la oportunidad de viajar a Roatán y a La Ceiba, próximamente se viene un duelo amistoso en Comayagua, donde él espera no faltar.

¿Qué tal sigue la salud de «Tavito»?
«Es un tratamiento largo, son casi dos años y medio, nosotros llevamos un año y dos meses donde tenemos que ir casi semanalmente al hospital (…) ha recibido muchas quimioterapias, puedo decir que está bien, él nunca he tenido efectos secundarios grabes por las quimioterapias, el no vomita, no se le quita el hambre, no le da nada, y eso nos hace pensar que las cosas van por un buen camino».

Ahora, no todo es fiesta, aveces «Tavito» se queda con rigio, pero es algo normal, esto sucede solo si se enferma, quizá una gripe o una tos, si miran que no está bien «nell pastel», tiene que esperar hasta el próximo sábado.

¿En pocas palabras podemos decir que el fútbol ha formado parte de su tratamiento?
«El fútbol es un pulmón para él (…) Dios, su familia y el fútbol, esta es una de las cosas que a él lo liberan, él espera con ansias el sábado».
GUASTAVO_RADIOHOUSE (82)

Con historias como esta nos damos cuenta que el fútbol va más allá de ser un simple deporte, hablamos de una actividad que hace olvidarte de los problemas, que te saca de cualquier esquema social y que te lleva a un punto en específico, ese donde te sientes uno mismo con tus compañeros.

«Tavito» seguirá yendo los sábados a la Villa Olímpica, donde una sonrisa vale más que cualquier cosa material.

Éxitos gran Gustavo, esperamos saber de ti en el futuro, así que ha echarle ganas al entrenamiento.

Aquí algunas fotos de este rigioso cinco estrellas: ¡Grande «Tavito»!


Ver: Fotos de «Tavito» con el FC Barcelona