Pickles, el perro que rescató una Copa del Mundo

Foto compartida por habladeportes.co

A 11 días de que se mueva el balón…


Este sábado hablamos un poco de los goles marcados en la historia de la Copa del Mundo, mismos que constituían la ilusión por parte de sus anotadores.

Como selecciones el objetivo siempre es destacar, pero el principal premio es el trofeo, ese que solo ocho países han logrado levantar.

Este domingo hablaremos sobre una curiosa historia, la cual incluye al perro Pickles y al Trofeo Jules Rimet, que de 1930 a 1970 fue el premio original para los ganadores del Mundial.

jules-rimet

En resumen; en 1966 se robaron dicha copa, y aunque parece una locura, lo cierto es que un perro la encontró.

Tiremos las cartas sobre la mesa.

Exactamente el 20 de marzo de 1966 estaba siendo exhibida en el Westminster Central Hall de Londres, Inglaterra, y para sorpresa de muchos el trofeo fue robado, esto por un descuido bárbaro de los guardias de seguridad.

Ante el suceso se llevó a cabo una búsqueda exhaustiva, la cual no tuvo resultados, al menos hasta que el ladrón se comunicó solicitando un intercambio.

El susodicho pidió 15 mil libras para regresar el Jules Rimet, pero nada salió como lo planeado, ni para los miembros de seguridad ni para el «pícaro» que tenía en su poder la Copa del Mundo.

La policía arrestó antes de tiempo a la persona que recibiría el dinero, quien aseguró ser solo un intermediario y no saber nada acerca del galardón.

A menos de cuatro meses del inicio del Mundial la situación era dramática, pero siete días después del robo apareció un héroe inesperado.

Un perro común y corriente llamado Pickles encontró enterrado aquel trofeo, convirtiéndose en el personaje más representativo de aquella Copa del Mundo.

El dueño del simpático animal, David Corbett, fue señalado como el principal sospechoso, pero luego se comprobó que no tenía nada que ver en el robo.

45585112_dog_getty_706
Foto compartida por elespectador.com

Corbett recibió una recompensa de 6 mil libras, pero su mascota tampoco se fue con las patas vacías, ya que una empresa británica le brindó comida gratis durante un año.

A eso agreguen que fueron invitados a la cena que ofreció la reina Isabel II después del triunfo de Inglaterra ante Alemania en la final de aquel Mundial.

Y por si fuera poco Pickles fue invitado para estar en la inauguración de la Copa del Mundo de 1970, pero lamentablemente para entonces ya había fallecido, esto por perseguir a un gato (Se ahogó con su propia correa).

Curiosamente la Copa Jules Rimet fue robada nuevamente en 1983, pero en esta ocasión nunca se encontró, es por ello que se piensa que fue fundida.


CURIOSIDAD: Pickles fue tan famoso que protagonizó junto a Eric Sykes y June Whitfield, la película: El espía con la nariz fría.