«No hay muros en la costa» – EXPLICACIÓN

Con la pandemia del coronavirus hay muchos que se asoman a la ventana para ver si «hay muros en la costa», o sea cerciorarse de que no haya ningún policía para salir de casa y violar la cuarentena.

Lo ideal es no hacerlo y respetar el confinamiento social si se cuenta con las condiciones, pero bien, no tocaremos ese tema, en realidad solo hablaremos de la frase mencionada anteriormente.

«No hay muros en la costa» o «No hay moros en la costa»

Todos entendemos a qué se refieren cuando alguien dice esa expresión, pero la mayoría desconocemos el origen de la misma, tanto así que algunos ni siquiera decimos las palabras correctas.

En mi caso siempre pensé que era «MUROS en la costa», pero tras consultar a algunas personas y ponerme a investigar me he dado cuenta que en realidad es «MOROS en la costa». En otras palabras, he estado engañado toda mi vida.

Con eso claro, vamos al grano y conozcamos el nacimiento de esta frase.

EXPLICACIÓN

El origen de todo se da allá por el año 711, cuando las zonas costeras del mediterráneo español fueron atacadas por unos piratas que provenían de Berbería (Nombre que se le dio a las regiones costeras de Marruecos, Argelia, Túnez y Libia).

Éstos atacantes invadieron la península ibérica y la llamaron Al-Andalus, estableciendo un dominio que duró casi ocho siglos.

Como eran vistos como enemigos fueron llamados «MOROS», palabra que proviene del latín maurus (oscuro), y es aquí donde está la clave del origen de la expresión.

Cuando los piratas fueron expulsados se establecieron puestos militares para vigilar y alertar sobre posibles nuevos ataques. Por tal razón, cuando no había novedad se decía «NO HAY MOROS EN LA COSTA», y viceversa, si miraban barcos gritaban “¡Hay moros en la costa!”, y se hacia sonar una campana para alertar el peligro.

Con el paso del tiempo la frase tomó popularidad y se extendió no solo de manera territorial, sino también temporal, pues hoy por hoy sigue utilizándose. Y bueno, lo de «MUROS» no es más que una modificación que se ha dado con el paso de generación en generación.

SIGNIFICADO DE LA FRASE EN LA ACTUALIDAD
Expresión que se usa para advertir a alguien sobre la presencia de quien representa cierto peligro o incomodidad.