¡Contrabando! Más de un millón de cigarrillos fueron incautados y luego destruidos

El pasado miércoles 28 de octubre se registraron en Choloma, Cortes, un total de 17 muertos a causa de una bebida alcohólica (aguardiente) que presuntamente había sido adulterada y posteriormente comercializada ilícitamente, la cual tuvo como consecuencia fatídicas perdidas humanas producto del comercio ilegal.

La tragedia comenzó el 25 de octubre en la aldea Los Caraos de Choloma, donde empezaron a fallecer habitantes de la zona debido a la ingesta del licor adulterado.

Lo anterior ha significado un verdadero peligro para los hondureños que consumen bebidas alcohólicas ilegales, ya que estas pueden llegar a matar a las personas que las consumen por no ser de marcas autorizadas y debidamente registradas, algo que representa un atentado contra la salud de la población que cae en la trampa del contrabando y el comercio ilegal.

Las marcas ilegales no autorizadas y no registradas en su mayoría no están respaldadas con registros sanitarios y son un peligro para la seguridad alimentaria y vida de quiénes las consumen.

Es importante que el consumidor de bebidas alcohólicas se percate antes de que estos productos cuenten con los sellos que los legalizan sanitariamente, mismos que autorizan su venta y distribución.

Ante el alarmante suceso de los varios fallecidos a causa del alcohol adulterado, las autoridades iniciaron operativos para poder decomisar las bebidas ilegales en la zona y a nivel nacional.

Destrucción de producto contrabandista

El pasado 26 de octubre se llevó a cabo una operación de destrucción de producto de contrabando que contemplaba al menos un millón de cajas de cigarrillos y 167 cajas de bebidas alcohólicas (aguardiente y cervezas) de contrabando, que ingresaron al país por El Salvador.

La abogada Arely Barrientos, de la Fiscalía Especial de Delitos Tributarios y el juez José Motzer Acosta, juez de ejecución, fueron los encargados de este procedimiento que busca erradicar todo daño provocado por contrabando y el comercio ilícito.

“El producto de contrabando ingresó por diferentes puntos ciegos del país. Una vez que fue decomisado y se ha sometido a un procedimiento abreviado en un juicio expedito y los imputados aceptan su culpabilidad, se procede a la destrucción de este producto de contrabando», explicó la abogada Barrientos.

Marcas ilícitas

Entre las marcas destruidas de las bebidas alcohólicas se encuentran: cerveza Pilsener y agua ardiente La Cañita y El Chamaco en presentaciones de un litro, un octavo y dos octavos.

«En este caso, bebidas alcohólicas como aguardiente y cervezas provenientes de El Salvador y cigarrillos de diferentes marcas como Modern, Trident, Deal, Montereal, Marvel y Aquarius que fueron destruidos” confirmó Barrientos.

Modern es la marca de contrabando con más presencia en el territorio nacional. Este producto ha sido incautado en los diferentes decomisos realizados por las autoridades cuando intentan ingresarlo al país de manera ilegal.

La comercialización de estas marcas es constitutivo de delito, las penas pueden ir en ascenso dependiendo de los montos que se presenten y el perjuicio que puede ocasionar al Estado, estas pueden ir desde 3 hasta 12 años de cárcel.

En 2019 el Estado de Honduras perdió aproximadamente 329 millones de lempiras por evasión fiscal por comercio ilegal de cigarrillos y el contrabando de cigarrillos en el país aumentó en un 30%, provocando daños irreparables en sectores como salud, educación y seguridad, vitales para el desarrollo de la nación.