Reportajes

Don Bernardino Padilla celebra un siglo de vida en la feria de Ajuterique, Comayagua

Fuente: Familia Padilla

“Mi abuelo siempre decía que el mejor regalo era la salud, y yo sonreía sabiendo que el mejor regalo era mi abuelo”

Algunas veces la vida te da el placer de disfrutar a tus seres queridos por mucho tiempo, solemos decir “Ojalá nuestros abuelos fueran eternos”, y esperamos de todo corazón que nuestras plegarias sean escuchadas y los podamos conservar por interminables años.

Algunas veces ocurre y nos permite tenerlos a nuestro lado por un siglo entero, como pasa con Don Bernardino Padilla, un señor de 100 años que recibió un reconocimiento por su longevidad, evento que se llevó a cabo en la feria de Ajuterique, Comayagua, hace algunas semanas.

Fuente: Fabiola Suazo
Fuente: Fabiola Suazo

Don Bernardino es amante de la música de marimba y en su juventud le encantaba la carpintería, realizando la elaboración de objetos típicos para sus nietos, quienes recuerdan los trompos y los rifles de madera que el abuelo les hacía.

La vida no siempre ha sido fácil para el abuelo Padilla, pues a los doce años la vida le arrebató a su padre, dejándolo solo con mamá. Desde pequeño tuvo que aprender a trabajar la tierra y a sobrevivir por su cuenta.

Fuente: Familia Padilla
Fuente: Familia Padilla

Más tarde su tío político le enseñaría todo lo que ahora Don Bernardino sabe. En la juventud llegó el amor y fue Rosalina Núñez quien le robó el corazón, dejando un legado de 9 hijos; más tarde aparecerían 31 nietos y por ahora la familia ha incrementado con 43 bisnietos y 10 tataranietos.

Un día decidió que construiría su propia casa y lo hizo en el mismo pueblo que lo vio crecer. Fue una de las primeras personas en elaborar su propia casa en este municipio.

Tanto esfuerzo finalmente tuvo su recompensa y por su gran conocimiento y lealtad fue elegido como alcalde del Municipio de Ajuterique en los tiempos de Villeda Morales, por el Partido Liberal de Honduras.

Fuente: Familia Padilla
Fuente: Familia Padilla

La familia Padilla tiene una hermosa costumbre que es digna de recalcar; cada año le celebran el cumpleaños al abuelo, se reúnen todos en la casa de él y celebran un año más de su vida, se sientan a contar anécdotas del pasado que Don Bernardino escucha en sus momentos de lucidez. Tristemente ahora le cuesta concentrarse pues padece de Alzheimer y tiene problemas debido a que se quebró el fémur.

A pesar de ello su presencia llena el corazón de la familia y declaran que siempre ha sido un hombre amoroso. A su lado siempre están dos de sus hijas; Glenda Mercedes y Dania Rosario, sus nietas; Glenda Fabiola, Katia Marely y Sandy Marissa, sus dos bisnietas; Any Sophia y Dara Lucía, y su yerno Allan Canales, quienes cuidan cada día de aquel hombre que un día luchó con todas sus fuerzas para sacar adelante a la familia Padilla.

Fuente: Familia Padilla
Fuente: Familia Padilla

“Bello mi viejito, la verdad que es una bendición para nosotros como familia tenerlo, él es un orgullo para nosotros los Padilla-Núñez”, comentó su nieta Fabiola Suazo

Orgullosos estamos en Honduras de tener a personas tan increíbles que cuentan miles de historias y que cumplen décadas haciendo felices a quienes los rodean.

Felicidades Don Bernardino

Fuente: Familia Padilla
Fuente: Familia Padilla
Fuente: Familia Padilla
Fuente: Familia Padilla
Fuente: Familia Padilla
Fuente: Familia Padilla
/* ]]> */