La Entrevista

¡Dímelo, Matatán! Erick Chavarría; el loco de la mañana

Típico: Vas para la universidad, para el colegio, para la “Chamba” o para donde sea, el rollo es que si te subís al transporte público entre las 7:00 y las 9:00 de la mañana tenés que escuchar sí o sí “La Regadera”, el programa que se ha adueñado del despertar de los capitalinos.

Un espacio tan loco y fuera de lo común solo puede ser conducido por una persona con esas mismas características. Por eso conoceremos este un poco más de la vida de ese “man”, el gran Erick Chavarría, también conocido como “El Matatán”, un personaje que ya se ganó el cariño de muchos hondureños.

Si les digo que nació en el Materno Infantil y que ama a Tegucigalpa de una manera casi increíble, ustedes se imaginarán que el “Matatán” es solo un capitalino más; sin embargo, su historia se remonta a otro lugar en específico, un municipio conocido como El Rosario, ubicado en el departamento de Comayagua.

Entonces…
¡Dímelo Matatán!

¿De dónde es Erick Chavarría?
“Yo soy un pueblerino, antes era alguien que no sabía nada de cosas ´cool´, y cuando te digo nada es nada, con decirte que la primera hamburguesa la probé a mis 16 años de edad. Yo era feliz en mi pueblo jugando trompo, maule, es mas, mírame la frente, todos estos “cuajazos” (golpes) son por andar bajando mangos, era mi vida, loco”.

¿Cómo nace tu amor a los medios de comunicación?
“Mirá, es bien difícil decirte cómo entré, porque lo mío es desde pequeño. Imaginate que comencé en cuadros de danza, en el kínder y en el primer grado (…) luego tuve un tío como maestro y él descubrió que yo tenía gracia, porque en el pueblo así dicen: ‘Ese cipote de fulano de tal tiene gracia, es bien vivo’, y bueno, me encantó ver el público y provocar algo en ellos”.

¿O sea que creciste como alguien extrovertido?
“Se puede decir que sí, en la adolescencia uno se vuelve bien tonto, no sé si te has fijado (?), como que bien aparte o cosas así, pero conmigo fue lo contrario, quería hacer más cosas y empecé a dirigir los actos públicos, ganaba festivales de canto, hacía poesía, participaba en el cuadro de teatro y de repente me fui del pueblo a la ciudad”.

ERICK CHAVARRIA_RADIOHOUSE (72) (1)
“Por urgencia mi mamá vino a tenerme aquí por cesárea, ya que en el hospital de Comayagua le dijeron que su parto era muy grave, así que tenía que nacer en la capital”.

INCIOS EN LOS MEDIOS

¿Cómo comenzaste tu carrera dentro de los medios?
“Pues en Comayagua llegué a tener mi propio programa de televisión los sábados, pero me fui para Tegucigalpa, esto porque yo había creado una bola de sueños (…) En el 2005 estaba frente al registro de la Autónoma, había dos opciones: o Medicina o Periodismo, me la rifé y escogí Periodismo”.

¿Aja, y aquí en Tegus, cómo entraste a los medios?
“Un amigo mío de la U me dijo que me iba a presentar a Edgardo Rivera (director de Top Music) para hacer un casting. Mirá que le caí mal, imaginate que tuve que mandarle una disculpa por Hi5. Él se enojó pero después aceptó mis disculpas.

Me dijo que volviera y cuando lo vi me dijo que al día siguiente tenía que trabajar. Fue la decisión más rara de mi vida, porque honestamente yo no me veía como locutor, yo no aspiraba a algo así, decime el nombre de alguien graduado de la Universidad que va a aspirar a eso… A ganar un sueldito de locutor, porque el locutor es mal pagado en Honduras, pero no todos, yo gracias a Dios a mi me han tratado bien en ese aspecto”.

ERICK CHAVARRIA_RADIOHOUSE (38)
“¿Sabes con qué me pagaron en mi primer trabajo de radio? Con 10 chocolates, y ese tipo me dijo: ‘Te vas a acordar toda la vida, pero yo fui el primero que creyó en vos, y aunque no te voy a pagar algo más grandes está anécdota la vas a tener para el recuerdo”, y dicho y hecho”.

¿Qué tal tu experiencia en al Top?
“Comencé en un programa de la tarde, pero luego empecé a cubrir vacaciones en la mañana, y de repente despidieron a las dos chavas que estaban en la mañana, así que yo estaba en los dos horarios, entonces el gerente dijo: ‘Este cipote se oye bien ‘boom’, y después todo se dio”.

¿Cómo nace “La Regadera”?
“El programa se llamaba El Despertador, nadie sabía de ese programa, entonces ‘La Regadera’ comenzó con un concepto de ser parodia del resto de noticieros o cosas así, haciendo sarcasmo de otros programas de radio o de televisión, por ejemplo el noticiero que está dentro de ‘La Regadera’ se llama ‘Abriendo Jetas’ ja, ja, ja, ja”.

¿A qué le atribuís el éxito que ha tenido el programa?
“Me enfoqué en lo que siempre quise escuchar cuando me subía a los buses del Carrizal o en los buses de La Isla. Yo me cansé de escuchar voces hermosas en la radio, no digo que escuchar una voz linda en la radio sea malo, claro que es bueno, pero realmente los medios de comunicación ahora son más de actitud que de protocolo (…) No podés hacer radio al estilo mexicano para hondureños, no podés hacer radio al estilo caribeño para hondureño, hay que hacer radio al estilo hondureño para el hondureño, y no me equivoqué.

Hoy día la mayoría de empresas de medios de comunicación le apuestan al lenguaje hondureño, a esa jerga, al caliche de nosotros. Ustedes son un claro ejemplo, y se vale, haciéndolo profesionalmente se vale, pero antes no, si hacías eso te crucificaban, y todavía hoy día te crucifican”.

¿Por qué “El Matatán”?
“Pues mirá que sale de una frase, creo que la has de haber escuchado, una que dice ‘Hakuna Matata’, además de que es una palabra que se usa mucho en el caribe, y como nosotros sonamos música bastante urbana entonces uno tiene que adaptarse al lenguaje urbano y ‘El Matatán’ también significa el Mero Mero, el Alborotador, el Macizo… Y como el término me pareció llamativo me causó gracia, entonces ¡Dimelo, Matatán¡”.

¿Te gusta el reggaetón?
“Seria muy falso decirte que no me gusta el reggaetón, si trabajo en una radio reggetonera pues te lo digo, es más que obvio que más de alguna canción me gusta, y admiro a veces al artista por su vida y su forma de ser, por ejemplo Daddy Yankee, un hombre muy centrado y uno de los que mejores sabe trabajar ese genero”.

¿Cuál es tu segundo hogar?
“Sin duda Tegucigalpa, yo nací aquí. Lo que te quiero decir es que yo amo esta ciudad, mucha gente se pasa quejando de la Capi: ‘que esos cerros, que ese hoyo’, y conmigo es lo contrario, yo adoro esta ciudad, y no desde ahorita, lo hago desde siempre, no sé que es lo que tiene pero a mi me encanta”.

¿Cómo se da tu paso a la televisión?
“Hay una personas muy importante en mi vida, yo creo en las personas que están ahí, que están como trampolín, como gancho, y él se llama Samuel Martínez (Moncho), él me llevó a Televicentro en el 2010 para el Cuarto de Luis, ahí hacía un montón de cosas, pero lastimosamente no crecí como profesional y tuve que salir del proyecto”.

¿Qué sucedió después? 
“Samuel Martínez regresó, no sé cansó de decirle al canal que me dieran la oportunidad, y nuevamente me llaman para las Mañanas del Cinco, entonces de ahí para delante sentí que el canal miró en mí a alguien más maduro, y luego las cosas se dieron por sí solas, me dieron la oportunidad de hacer Trato Hecho, una producción  de las más caras que ha hecho el canal en la historia, y para un cipote de pueblo es algo impresionante”. 

MUNDIAL BRASIL 2014

Según “El Matatán” la Top Music se convirtió en la primera radio musical en cubrir un Mundial de fútbol, y bueno, tenían que mandar a alguien para ello, y que mejor que alguien con experiencia.

¿Cómo nace ese viaje a Brasil?
“No te lo niego, la idea principal la tuvo la empresa, pero me dijeron que la desarrollara, así que creamos todo un concepto (…) No no era solo como una cobertura informativa, era un aficionado yendo al estadio, y todo eso comenzó con una recolecta, fuimos a todos los pueblos a hacer una fiesta, te estoy diciendo que mi pasaje lo pagó Sabana Grande, Valle de Ángeles, Támara, entre otros lugares, a mi que nadie me venga a hablar de masticar el chicle para sacarle el dulce porque ya lo hice”.

¿Alguna anécdota del Mundial?
“Me encontré con unos hondureños, ellos estaban ‘charreando’ en pleno mar, cuando yo andaba haciendo unas tomas, y de repente en un barco había una rubia muy hermosa con un tipo tímido, blanquitos los dos, y los catrachos comenzaron a enamorarla, diciéndole rubia, mi amor, hermosa… Yo, y creo que ellos también, pensamos que era de suiza o de otro país, pero a la hora del partido, nos volvemos a encontrar a la rubia y al ‘man’, y ambos andaban con la camisa de Honduras, el brother era sampedrano ja, ja, ja, ja, ja, el rollo es que se pasó de bueno porque no les dijo nada al grupo de piroperos. Aclaro, yo solo era un observador en esa historia ja, jaj, a”.

ERICK CHAVARRIA_RADIOHOUSE (83)
“El Matatán” estuvo presente en los tres partidos de la H, así que gritó el gol de Costly ante Ecuador.

¿Algún pasatiempo?
“Sin duda ver todos los comentarios de las redes sociales; me gusta ver gente diciendo: ‘y este quién es, ahora cualquiera puede estar en la radio’, es aquí donde no entiendo al hondureño, y entonces, y si no los hacemos qué (?). Si no hacemos y apoyamos lo nuestro no estamos en nada, pero me causa gracia ver un montón de gente comentando esas cosas”.

¿Has tenido alguna adicción?
“Es bien complicado, creo que en un tiempo fui adicto a la televisión, pero no te voy a andar con pajas, no te voy a decir que yo leo o cosas así, todo lo que yo sé es gracias a la televisión, me encanta ver documentales en todos esos canales de cable, oime, si lo sabÉs utilizar el cable es una enciclopedia, allá el que quiera ver el 99, aunque incluso de eso se aprende”.

¿CargÁs alguna amargura o resentimiento en tu vida?
“Quizá un resentimiento con la gente que ha tenido el poder en este país, cómo puede ser que se gaste tanto dinero. ¿SabÉs lo que a vos te va a costar hacer un millón? ¿Y te parece justo que un tipo lo saque así de la nada? Hay quienes usaron carretillas, otros lo sacaron en cheques o empresas de portafolios,  pero viejo, ganarse un millón cuesta en putas, maje, y cómo puede ser que un maje de estos lo haga tan fácil, es una rabia, te lo juro que me da rabia, pero bueno, ni modo”.

¿Te mirás en la política?
“Ya tuve una propuesta, hace unas dos contiendas a mi me ofrecieron un suelo muy alto, pero ¿sabés qué hice? Tomé el teléfono y llamé a mi papá, y le dije lo que me ofrecían, y él me dijo: ‘Hijo, yo no te voy a decir lo que hagás o no, pero algo que sí quede claro, yo no te enseñé a robar’, y nunca necesité ese dinero, me casé y no sabía cómo diablos iba a mantener a mi mujer y a mi hijo, y ahí estamos”.

¿Cómo conocista a tu esposa?
“Yo la conocí en un taxi… Ja, ja, ja, ja, ja. Ya hablando en serio, mi esposa era una oyente mía, le dio like a una foto y ¡zuacatela! Vos sabés cómo es uno de perro ja, ja, ja. Ella le dio like a mi foto y sí te puedo decir que mi amor empezó por Facebook. Si te da like una cipota bonita, o sea, si estás soltero y no tenés novia, hermano, si no contesta es que estás quedado. Luego salimos y… ¡tiro, remate y gol”, un golazo que es mi hijo, y desde ahí la vida tomó un giro positivo, desde que ese cipote nació todas las bendiciones me han caído”.

¿Una lección de vida?
“En un momento de mi vida quería irme para los Estados Unidos, mi papá ya estaba allá de mojado, y yo estuve a punto de unirme a él, pero a ambos se nos olvidó y Dios sabe por qué hace las cosas. En el 2010 yo ganaba 2, 000 pesos en un trabajo y 3, 000 en el otro, me fui a la embajada, llevé recortes de los periódicos para que me vieran que era de medios, y bueno, no vas a creer que me dieron la Visa, ese día di como tres vueltas de alegría alrededor de la embajada americana. Imagínate que llegué al aeropuerto John F, Kennedy, y le lleve mi título a mi papá, se lo mostré y le dije gracias”.

El Menú de Radiohouse

Haré una típica sección de “La Regadera”, así que prepárense:

USTEDES… ¿SABÍAN QUÉ?

  • Erick ganó un festival de canto

“Lo gané en 1997, cantando la mochila azul de Pedrito Fernández, mi tío era mi maestro, y bueno, en el pueblo no hay trajes de charros, agarró un pantalón de un uniforme y le hizo las siluetas de los trajes de charro con cabuya, y al sombrero le puso cartulina para que se viera más grande y lo forró con papelillo negro. Viejo, ese día gané el festival y me dieron 100 lempiras. Jodás, yo me creía el hombre más millonario del mundo”.

  • “El Matatán” tuvo que “disfrutar” de los partidos del Motagua

“Yo a Tegucigalpa solo venía el Día de la Virgen, así conocía, o cuando mi papá venía ver al Motagua, todos en mi familia son Motagua, solo yo soy Olimpia pero igual, por visitar la capital yo venía a ver los partidos del Motagua.

  • Erick estuvo cerca de trabajar en otras radios

“Yo toqué puertas, viejo, fui al Canal 54 y me dijeron que era muy bueno, fui a la XY y me dijeron lo mismo, pero al final las cosas no se dieron. En la W les gustó tanto mi ‘feeling’ que hasta me pusieron en una publicación en uno de los diarios nacionales, pero yo estaba llevando seis clases en la U, así que no había tiempo y no me quisieron esperar”.

  • “El Matatán” sufría de ‘bullying’ en la escuela por ser como es; alguien extrovertido

“Yo no conocía el término “bullying” como tal, pero imaginate que se burlaban de mí por que salía vestido como Pedrito Fernández cantando la mochila azul o por que salía en obras de teatro, pero después comprendí que eso tenía que hacerlo a un lado y tenía que poner enfrenta las ganas de superarme, y lo bueno es que siempre había alguien en quien apoyar, mi familia principalmente”.

  • Algunos solo lo conocen como “El loco de la mañana”

“No te voy a decir que soy el más famoso, que esto o que lo otro por que no lo soy, pero si sé que mucha gente dice que soy el loco de la mañana”.

 

/* ]]> */